Vista panorámica de la ciudad de Port Louis desde el barco Costa neoRomantica. Mauricio. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Como ya indiqué en el artículo anterior, tienes tiempo de sobra (desde las 13:00 hasta las 20:30 horas) para bajar del barco e ir a visitar la ciudad de Port Louis. Supongo que te habrás percatado: he recortado media hora como recordatorio. Pero por si lo habías olvidado te recuerdo que deberás estar a bordo treinta minutos antes de la hora de zarpar (21:00 horas).

TRAS LA COMIDA YA PUEDES BAJAR A TIERRA

Ve preparado para afrontar las altas temperaturas de Mauricio. Lleva ropa ligera, calzado cómodo, gorrita con visera y gafas para protegerte del sol; agua o bebida refrescante y algo para picar.

Caminando desde el puerto hasta la ciudad de Port Louis. Mauricio. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Dispones de varias alternativas para ir al centro de la ciudad: andando, en taxi, por mar… Si te gusta andar podrás llegar al centro caminando junto a la carretera que va bordeándola. Como mucho tardarás unos 40 o 45 minutos. Si no te apetece ir a pie, una buena opción es la de tomar un taxi o ir por mar. Desde el mismo lugar donde está atracado el barco podrás tomar una pequeña embarcación, que, por un euro, te dejará en el antiguo puerto de la capital (Puerto Claudan). A esta zona de Port Louis -ubicada en Cauden Waterfront– se la considera la más agradable de toda la ciudad. Anclada en pleno centro engloba centros comerciales, restaurantes, terrazas, tiendas; y algún que otro museo.
La moneda oficial de Mauricio es la rupia de Mauricio; sin embargo no tendrás problemas para realizar pagos con euros.
Antes de comenzar el recorrido por la capital de Mauricio ¿Qué os parece si hablamos un poquito de la historia de esta magnífica isla?

BREVE HISTORIA DE MAURICIO

Se cree que, navegantes árabes y malayos, conocían de la existencia de Isla Mauricio durante el siglo X después de Cristo (D.C.) De hecho hasta el siglo XVI los árabes la llamaron Isla Dina Arobi.
El portugués Pedro de Mascarenhas la descubrió en el año 1505. Y en 1598 el holandés Van Der Neck, tras tomar posesión de ella, la consignó como Mauricio en honor de Mauricio de Nassau. Por falta de rentabilidad y motivos estratégicos finalmente la colonia holandesa fue abandonada.
Dos años más tarde la Compañía Francesa de las Tierras Orientales llegaría a la isla. Abolida la compañía en el año 1767 por Choiseul, quedó bajo el dominio directo de la Monarquía Francesa que la rebautizó con el nombre de Île de France. La isla se convirtió en un importante centro agrícola y exportó principalmente: azúcar de caña, canela, nuez moscada, palma de coco y vainilla.
En agosto de 1810 la isla fue ocupada por los británicos, quienes recuperaron de nuevas el nombre holandés (Mauricius).
Mauricio sufrió la esclavitud (abolida en el año 1845) y el proceso de descolonización al término de la Segunda Guerra Mundial. Y en 1957 el Gobierno Británico la concedió autonomía.
El 12 de octubre del año 1968 Gran Bretaña la declaró país independiente.

DATOS BÁSICOS DE LA CAPITAL

Port Louis fue fundada en el año 1735 por colonos franceses. Aparte de ser la capital del país es la ciudad más grande. Su población es de casi 200.000 habitantes, compuesta mayoritariamente por indios, africanos, europeos y japoneses.
Tras esta pequeña lección de historia, adentrémonos en la capital.

¿QUÉ ES LO QUE PODEMOS VER?

Carolina en el jardín de la Compañía. Port Louis. Mauricio. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Además de perderte por Cauden Waterfront (donde están correos y la Oficina de Información y Turismo) puedes visitar Aapravasi Ghat. El Reino Unido -en vez de recurrir a la esclavitud- comenzó a traer a este lugar trabajadores contratados de fuera. Actualmente está calificado como Patrimonio de la Humanidad.
Blue Penny Museum (en Cauden Waterfront) cuenta la historia de Mauricio desde el inicio. Entre todos los objetos que se encuentran en el museo destacan, por su importancia, los sellos de uno y dos peniques.
Fuerte Adelaida (o Ciudadela). Situado en la parte alta de la ciudad se construyó entre los años 1834 y 1840. Para llegar hasta el fuerte y contemplar toda su extensión tendréis que tomar un taxi (a no ser que hayáis alquilado un coche).
Jardín de la Compañía. Creado por la Compañía Francesa es uno de los pocos parques que hay en la ciudad. Y aunque es pequeñito merece la pena pasear por él.
Mercado Central: ideal para comprar regalos y recuerdos (artesanía y/o especias).
Museo de Historia Natural, junto al jardín de la Compañía, solo tiene un encanto: poder ver con tus propios ojos el esqueleto de un dodo (ave más famosa del país, ya extinguida). Visitar este museo te llevará unos 15 minutos.
Concluida la visita turística solo te queda decidir cómo harás la vuelta.
A bordo de la embarcación disfruta del ocaso; y de las flamantes vacaciones.

Por Carolina Olivares Rodríguez.