Ventana en la playa de La Goleta de Tavernes de la Valldigna. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

“Ira”, acabamos de llegar a la playa de La Goleta e “ira”, “ira” lo que han puesto, ché: una ventana y un pincel (con la paleta y todo).
Aunque, así, de primeras, el pincel asusta un poco porque parece un fusil de asalto.
Pues ayer por la tarde no estaba. Así que lo han debido de poner esta mañana, temprano; o de madrugada, en nocturnidad, con premeditación, ¡Y en cuadrilla, que eso debe de pesar siete quintales o más!
Y es que… En este país… Para poner bobadas siempre hay tiempo.
Pero “ira” tú qué bonito, ché. Ahí debe de ser que inicia la famosa Ruta de los Sentidos de Tavernes de la Valldigna.
E “ira” tú en lo que se gastan los dineros los del ayuntamiento de este pueblo, y la playa hecha unos zorros (repito, para bobadas, lo que haga falta, ahora para arreglar lo importante…)
E “ira” otra vez, tú. La ventana parece un monolito como los que salen en la película de Stanley Kubrick: 2001: Una odisea en el espacio (que solo falta el simio, hueso en mano, asomando por allí y dando golpes, ché).

A ver si al final va a ver extraterrestres de verdad en Tavernes, cojona.
Así, la cosa cobraría sentido (y la Ruta de los Sentidos también).