Jardín del Turia. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

(ESCRITO, ORA POR CAROLINA, ORA POR CARLOS)

Letrero informativo del Jardín del Turia. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Lo dicho, hasta que no hemos recorrido el Jardín del Turia Carolineta no ha parado. Para los que no lo sepan, los jardines recorren la ciudad de Valencia.
Y no contenta, pretendía que fuera con ella a la entrada de Bioparc, que no quiere entrar, solo quiere hacer la foto para luego fardar que ha estado allí… Como es una influencer de pacotilla…

Entrada a Bioparc. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Lo dicho otra vez, se le va la vida en querer ver cosas. Cuando quedaban 500 metros para llegar a la entrada donde están los animales le he dicho:
-Tira tú sola que yo te espero sentadiño a la sombra del “caloret”, maja.

Tras dos horas y veinticuatro minutos de caminata (son las 11:24 horas), hacemos una parada técnica en una zona comercial para eliminar residuos (ya me “entendes”, boludos) y cargar las pilas (no sé ella pero yo tengo poca batería).
Y fíjate si sabe que me está jorobando con tanto anda que te anda que cuando me ha visto escribir en el móvil ha dicho:
-Qué, ya estás mandando wasaps al grupo de amigos poniéndome verde.
-¡Cómo lo sabes!-. He exclamado yo.
-Pues de ponerme de un color, ponme azul que me gusta más.

Al cuarto de hora, más o menos, arrancamos los motores. Y venga a caminar otra vez.

Torres de Serranos. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Torres de Quart. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Como anteriormente habíamos visto las Torres de Serranos o portal fortificado, en el histórico barrio del Carmen, a la vuelta al casco antiguo (con toda la calorina y/o caloreta), fuimos a la Puerta Quart o Torres de Quart (torres góticas de la muralla medieval).
Y llegamos tras andar entre calles y calles, y casas y casas (y no precisamente la Casa de las Alpargatas o la de las Carcasas, que también, también, pero más tarde, sino por edificios y edificios) ¡E iglesias! Porque será por iglesias, Mare de Déu.
Al rato hemos pasado junto a la parroquia de San Nicolás.
-Anda, la que llaman la Capilla Sixtina Valenciana-. Ha exclamado Carolineta .-¿Entramos, Carlitines? Dentro alberga frescos.
-Eso es lo que necesito yo, ponerme al fresco. He leído que el jueves (30 de julio) los termómetros van a estallar del calor que va a hacer.
Aun así, Carolina ha entrado a preguntar el precio.
-8 euros, la entrada reducida se queda en cinco ¿Qué hacemos?
-Ya te he dicho por qué fresco estoy interesado. Si quieres entrar tú…
Nada, nos hemos ido sin entrar.

Entrada a la parroquia de San Nicolás. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A la una y pico hemos llegado a la Longa de la Seda, y al preguntar al chico que estaba tras el mostrador por el precio de la entrada, nos ha dicho que a esa hora es gratis (cierran a las dos).

Lonja de la Seda. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Lonja de la Seda. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Aquí sí hemos entrado. Y oye, la construcción no está nada mal.
La Longa de la Seda fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

A falta de pocos minutos para las tres de la tarde nos ponemos a comer.
-Carola, casi seis horas andando; hemos salido a las nueve de la mañana, mi pulsera de actividad marca 13 kilómetros. Ya está bien, ¿No?
-Hombre, pues sí, para qué te voy a decir lo contrario.
-Pues venga, a comer y a descansar.

Sobre las seis de la tarde hemos vuelto a la carga. Y la Carola ha puesto rumbo al Palacio del Marqués de Dos Aguas, sede del Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias González Martí.
De camino se ha parado a hacer fotos a los bustos y monumentos que ha “pillao”.
-Así no llegamos en la vida-. He dicho, parado y mirándola, con los brazos en jarra.
-¿Y a dónde tenemos que llegar?-. Ha preguntado muy sorprendida.
-Coño, ¿No quieres ir a un palacio?
-Ah, sí, sí. Vamos, vamos.

Tengo que reconocer que una de las esculturas es muy bonita. Está dedicada a los animales abandonados y a las personas que los cuidan.
En Alzira, capital de la Ribera Alta, hay una igual (la vimos recientemente).

A los animales abandonados y a las personas que los cuidan. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Fachada del Palacio del Marqués de Dos Aguas, sede del Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias González Martí. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Al llegar al palacio, y museo, hemos entrado gratis. La verdad que ha sido todo un acierto. En la planta baja hay vitrinas con piezas de cerámica y unas carrozas expuestas. Refiriéndose a la de la derecha Carolina me ha dicho que se parece a la de La Cenicienta.

Carroza en el Palacio del Marqués de Dos Aguas, sede del Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias González Martí. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la planta superior están las estancias y salones. Y la Carola, al ver tanto cuadro y cortinaje, tanta lámpara y demás pomposidades, ha preguntado:
-¿Y todo esto quién lo limpiaba?
-Los que vivían aquí, a cuerpo de rey, nunca mejor dicho, ya te digo yo que no-. He contestado.
-Ah, claro. Los que limpiaban eran los trabajadores, que estarían dándole al trapo sin parar, esclavizados y mal pagados. O sin pagar.
-¡Eso dalo por descontado!
-Y digo yo ¿Para qué vale tener tanto de todo, que al final no vale “pana”, salvo para que se acumule polvo? Pregunto.

Al salir hemos estado busca que te busca rinconcetes por el centro de Valencia. Algunos de ellos son:
-Iglesia de San Juan de la Cruz. Yo no he entrado (no soy de ver iglesias). Pero como la Carola sí gusta de entrar a verlas, al salir me ha dicho: mira que te cuente una cosa. Dentro está sentado el cura con la cabeza gacha y la mascareta puesta. Pobriño mío, he pensado al momento de verle con la cabeza gacha en actitud tan devota y la cara tapada. Y fijándome bien, resulta que estaba mirando el teléfono móvil. Desde luego… Qué tío.

Iglesia de San Juan de la Cruz (y el cura). Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

-Cerca de esta iglesia se encuentra la Plaza Colegio del Patriarca (tiene una fuente).
-Mercado Colón. Ha sido la última parada.

Mercado Colón. Valencia. Comunidad valenciana. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A las ocho hemos dado por concluido el paseo.
Mañana más. O no.