Carolina y Carlos en Tulum. Quintana Roo. México.

A las 08:20 horas del jueves, 16 de diciembre, nos recogió la furgoneta, en el lugar asignado.

En ruta, el guía se presentó. Se llama Álvaro.
Y si en el Combinado Ek Balam – Chichén Itzá, uno de los dos guías (Gerardo), siempre que se dirigía al grupo usaba la palabra Familia, Álvaro nos decía:
-“Okay, mis amigos?”.
PROGRAMA DE LA EXCURSIÓN

-Tulum.
-Muyil.

TULUM

Tulum es una zona de monumentos arqueológicosPatrimonio Cultural de la Nación– sita en la Costa Oriental del estado de Quintana Roo.

Letras TULUM MÁGICO. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Barrilitos. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Ya en la zona hicimos una parada cortita junto a las letras TULUM MÁGICO y unos barrilitos para ir al aseo y ver artículos de regalo. De ahí fuimos andando a la Taquilla.
Álvaro no tardó en comprar los tickets y nos dio unos brazaletes de color verde para que nos los pusiéramos en la muñeca, diciendo:
Son para los que quieran coger El Trenecito.
El Trenecito es un servicio, que el Parque Nacional de Tulum pone a disposición del visitante, y hace el corto trayecto que hay desde donde se aparcan los vehículos hasta la entrada principal (Taquilla).

Entrada principal de Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

BREVE HISTORIA

Los edificios que se conservan en la antigua ciudad maya de Tulum pertenecen a los últimos periodos de ocupación prehispánica de la península de Yucatán (Postclásico Medio y Postclásico Tardío).
La existencia de construcciones previas cuentan con elementos estilísticos del periodo Clásico Terminal, lo que indica que la ciudad pudo haber sido fundada en una época más antigua.
La construcción de la ciudad requirió la mano de obra de albañiles y canteros; y de escultores y pintores.
Las evidencias encontradas por los arqueólogos aseguran que Tulum fue una de las ciudades mayas más importantes entre los siglos XIII al XIV.

RESPLANDOR Y OCASO DE TULUM

Tulum fue contemporánea de las ciudades mayas de Chichén Itzá y de Mayapán.
La decadencia de ambas ciudades dio paso a la época de su mayor resplandor.
Su ocaso coincidió con la llegada de navegantes hispanos a los litorales e islas. En este punto de la historia se produce una fusión cultural que prevalece en la actualidad.

TULUM O ZAMA

Tulum (del maya pared o “muralla”), también llamada Zama (del maya amanecer, por estar en uno de los lugares donde antes despunta el sol) fue una activa comunidad mercantil portuaria, que también practicó la agricultura y la cacería.

Dibujo que muestra cómo era la moderna ciudad maya de Tulum.

Debido a su privilegiada situación redistribuía productos locales y foráneos, procedentes de sitios lejanos de Centroamérica, de la costa del Pacífico, del Golfo y del centro de México, a través de rutas marítimas, fluviales y terrestres.

El día a día estuvo marcado por la política, la religión -ritos ceremoniales-, las artes y la astronomía, sobre todo en la observación y seguimiento del planeta Venus, por ser esta “estrella”, la primera que vemos en el cielo al atardecer y la última que dejamos de ver al amanecer.
Nota: este concepto lo rescato de lo ya escrito en el segundo artículo viajero de la Riviera Maya: EK BALAM – CHICHÉN ITZÁ. MÉXICO (SEGUNDA PARTE)

ESTRUCTURA DE TULUM

Plano de Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

1. Muralla y Torres de vigilancia.
2. Casa del Noroeste.
3. Casa del Cenote.
4. Adoratorios.
5. Templo del Dios del Viento.
6. Templo del Dios Descendente.
7. El Castillo.
8. Recinto Interior.
9. Edificio de los Frescos.
10. Casa de las Columnas.
11. Plataforma Habitacional.
12. Casa del Chultún.

Casi todas las construcciones de Tulum se organizan a lo largo de “calles”. En los laterales se agrupan estructuras, especialmente plataformas residenciales en las que se asentaban casas de madera con techos de palma (al tratarse de materiales perecederos no se conservan).

Plataforma Residencial. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La arquitectura de Tulum está influenciada por la de Chichén Itzá y la de Mayapán, aunque su estética y pintura tienen características propias del estilo regional “de la Costa Oriental”.
Los edificios de la ciudad maya de Tulum son pequeños y sencillos, en altura y calidad. Las paredes se cubrían con estuco y en las fachadas se modelaban esculturas. La pintura, de alegres colores, aportaba un acabado vistoso de grandes contrastes.

LA MURALLA

La muralla de Tulum -de altura irregular por seguir el contorno del terreno y de forma rectangular-, protegía a los habitantes, permitiendo, además, controlar la actividad en el interior de la ciudad.
Asimismo, la muralla separaba las tres jerarquías que dividían a la sociedad: gobernantes, artesanos especializados y trabajadores. O dicho de otro modo: separaba la clase alta o élite (la nobleza y los especialistas que vivían dentro) de la población común (los trabajadores que vivían fuera).

La muralla rodeaba a la ciudad por tres lados, ya que el que da a la playa y al mar Caribe la protege de forma natural.
Y tenía cinco accesos: un al oeste, dos al norte y dos al sur.

Agrupados, y parados junto a la entrada a Tulum, atendimos a las explicaciones de Álvaro, respecto a la altura del acceso, pues para poder pasar tuvimos que agacharnos.
Las entradas eran bajitas porque los mayas eran bajitos-. Dijo. Y añadió-. Ahora están más altas. Las agrandaron, por la visita de los turistas.

Ya dentro de la ciudad de Tulum, y con la mirada puesta en la muralla, Álvaro nos pidió que nos fijáramos en el color rojo que presentan algunas piedras.
El color rojo simbolizaba la sangre.
El rojo lo extraían de la cochinilla (un hongo); pero también lo provoca el cinabrio, es decir, la oxidación del mercurio.
El color rojo hacía que el muro fortificado estuviera vivo. Tocarlo estaba prohibido y provocaba el castigo de los dioses y la muerte.
-Si no quieres que los dioses te jodan, mejor no tocarlos-. Dijo Álvaro.
Evidentemente las personas no morían castigadas por los dioses, sino por envenenamiento.

Carlos en una de las entradas de la muralla. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Tras las explicaciones nos dirigimos, campo a través, al Mirador arqueoastronómico.

Panel informativo del Mirador arqueoastronómico. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El Mirador arqueoastronómico es un observatorio desde el que los astrónomos observaban los amaneceres. Esto influía en el modo de construir los edificios, los cuales están orientados, a propósito, para registrar el paso del sol (solsticios y equinoccios).
Álvaro nos dijo que los mayas utilizaban el calendario de la agricultura y el calendario de la pesca. Y reiteró la misma idea, dicha por Luis Estrella (guía en el Combinado Ek Balam – Chichén Itzá):
El maya buscaba el orden, la dualidad; y el equilibrio: uno joven, otro viejo.

Carolina y Carlos en Tulum. Quintana Roo. México.

De ahora en adelante podíamos seguir visitando la ciudad maya de Tulum, por libre, durante una hora.
Agotado el tiempo dado por el guía, nos reuniríamos de nuevo en los barrilitos.

VISITA LIBRE POR TULUM

Los primeras edificaciones que vimos fueron: Casa del Noroeste, Plataforma Residencial, Casa del Chultún y Casa de las Columnas.

Casa de las Columnas. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

EDIFICIO DE LOS FRESCOS

El edificio, también llamado Templo de los Frescos o Templo de las Pinturas, es una pequeña construcción de dos niveles.
El nivel inferior tiene dos templos, uno dentro de otro, donde se concentra la decoración.
La fachada del templo interior está decorada con pinturas murales.
En el exterior se observan figuras de estuco en relieve: grandes caras de piedra en las esquinas del friso (mascarones), esculturas -una de ellas representa al Dios Descendente– y figuras humanas.
El templo del nivel superior está decorado con huellas de manos de color rojo.
De todas las estructuras de Tulum, el Templo de los Frescos es el que conserva más elementos decorativos.

Templo de los Frescos o Templo de las Pinturas. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

CASTILLO

El Castillo es el edificio principal de Tulum.
Hace más de 500 años la construcción fue mucho más suntuosa, ya que su fachada, pintada de vivos colores, estaba decorada con esculturas y en las esquinas había mascarones de estuco, los cuales aun se conservan, en parte.
En la base, y a los laterales de la escalera, hay dos templos pequeños. En los altares interiores se depositaban ofrendas que impregnaban el ambiente con sus aromas y colores.
En la parte más alta -centrada sobre la escalinata- se encuentra el templo superior, que era donde se realizaban las ceremonias religiosas más importantes.
Añadir que el Castillo hizo las veces de faro.

El Castillo. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

PALACIO DEL GRAN SEÑOR

El Palacio era la residencia de la familia del “Gran Señor” (Halach Uinic).
La estructura palaciega está formada por varias habitaciones amplias, cubiertas con techos planos, los cuales se apoyaban en columnas que soportaban vigas de madera entrecruzadas y un conglomerado de rocas calizas y arena llamado calcreto.
Las banquetas en los muros se usaban como asientos, y quizá como camas.
En el santuario del fondo la familia realizaba las ceremonias religiosas.

Palacio del Gran Señor. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

TEMPLO DEL DIOS DESCENDENTE

El bello templo debe su nombre a la escultura alada que está descendiendo del cielo, sita en el nicho de la parte superior de la puerta. La postura de la figura está invertida (las piernas hacia arriba y los brazos hacia abajo); y tiene un tocado en la cabeza y un objeto en las manos.

Hace más de 500 años el Templo del Dios Descendente era más bello, pues estaba decorado -tanto por dentro como por fuera-, con muchas representaciones de deidades en pintura mural.

Templo del Dios Descendente. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El templo cuenta con una peculiaridad. Y es que los muros y la puerta no están del todo en vertical, sino inclinados.
La inclinación no la ha provocado el paso del tiempo: fue construido así.

EL DIOS DESCENDENTE Y EL PLANETA VENUS

El Dios Descendente guarda una estrecha relación con Venus. Es mas, Tulum estaba dedicada al planeta y se asociaba a una deidad dual: “lucero de la mañana y estrella del ocaso”.

TEMPLO DEL DIOS DEL VIENTO

Esta pequeña construcción circular, ubicada en el borde del acantilado, servía de culto al Dios del Viento. Y estaba relacionada con los puntos cardinales, por soplar el viento en las cuatro direcciones.
Aunque tradicionalmente el templo se ha asociado a Ehécatl (Dios del Viento en el centro de México), en Tulum se le asocia con la deidad maya Kukulkán o K’uk’ulkan (La Serpiente Emplumada).

Templo del Dios del Viento. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

ADORATORIOS

Los adoratorios o Templos Miniatura son pequeñas estructuras. Probablemente funcionaron como altares donde se depositaban ofrendas. Aunque debido a sus dimensiones, el acceso al interior a las personas no era posible.

Adoratorios o Templos Miniatura. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Próximo a los adoratorios o santuarios se encuentra el Mirador geomorfológico. Pero como el paso no está permitido, nos detuvimos junto al panel informativo para leerlo.
(Hago un resumen de lo leído):

Templo del Dios del Viento (al fondo y a la derecha), visto desde el Mirador geomorfológico. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La formación geológica donde nos encontrábamos es una de las últimas de la Tierra, cimiento de una gran cultura.
El terreno que pisábamos es relativamente joven, se formó hará unos dos millones de años, cuando gran parte del fondo marino emergió, formando la península de Yucatán.
La superficie es de roca caliza, que por la acción del agua origina oquedades naturales (entre otras, cenotes y cuevas), que en época de lluvia se llenan de agua.
Frente a la costa hay un arrecife de coral poco profundo, el cual se extiende por el litoral del Caribe. Esta barrera coralina es la segunda más larga del mundo, y todavía sigue formándose. (La primera es la Gran Barrera de Coral o Gran Barrera de Arrecifes de Queensland en Australia).

CASA DEL CENOTE

Las ciudades mayas de la Costa Oriental se caracterizaban por construir sus estructuras y residencias en lugares próximos a fuentes de agua -cenotes y cisternas (chultunes)- o altares dentro de cavernas.
Pero, ¿Por qué construir los edificios cerca de fuentes de agua? Porque los mayas asentados en la península de Yucatán tuvieron un grave problema con el agua potable, pues apenas hay ríos en la superficie.

La Casa del Cenote fue una vivienda construida sobre la roca caliza, tras ampliarse con una habitación, colocada directamente en la caverna del cenote. También se encontraron osamentas, lo que indica que tal vez fue usada como cripta.

Casa del Cenote. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

TEMPLO DE LA ESTELA

La estelas son monumentos de piedra, normalmente rectangulares y planos. En ellas, los mayas, además de esculpir figuras humanas, de animales y de dioses, pintaban signos (glifos que designaban los días y los años) y números de su escritura.
En este templo se hallaron fragmentos de una estela con personajes y una fecha calendaria del siglo VI.

El Templo de la Estela está techado con un arco falso o bóveda maya. La fachada estuvo muy decorada. A la izquierda de la entrada se conserva una estatua de estuco en relieve (sobre ella hay restos de otra escultura).

Templo de la Estela. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Después de ver y fotografiar el Templo de la Estela nos acercamos al Mirador histórico.
¡Desde este mirador se hacen unas fotografías espectaculares!
Bajo el mirador hay una escalera de madera, por la que se accede a la playa; sin embargo, en esta ocasión, el acceso estaba cerrado.

Vista panorámica de la playa de Tulum y del mar Caribe. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Si pudiéramos viajar en el tiempo al pasado podríamos ver a los mayas navegando en sus embarcaciones -canoas- por las aguas color turquesa, descargando algodón, plumas; miel, sal; adornos de jade, navajas de obsidiana, piedras de molienda…
No olvidemos que la playa de Tulum era un importante puerto y que el mar les proporcionaba alimento y materiales con los que elaboraban diversos objetos.

Después de disfrutar de la hermosa panorámica caminamos por el sendero eco- arqueológico hacia la salida.
Lo último que vimos en la zona arqueológica fue una de las dos torres de vigilancia.

Las Torres de Vigilancia o “Torreones” están en las esquinas del recinto fortificado de Tulum.
Aun llamadas torres, su función no fue defensiva, sino religiosa.
Estos templos tienen tres entradas y un altar, contra la pared posterior, para las ofrendas. Originalmente las fachadas estuvieron pintadas con motivos geométricos.

Terminada la visita al yacimiento arqueológico, y de camino al punto de encuentro (los barrilitos), un hombre que vendía sombreros nos preguntó:
¿Hats? ¿Sombreros?-. Y al responderle que no, volvió a preguntó.- ¿Españoles?
-. Contestamos al unísono.
¿De luna de miel?
No-. Respondí yo.
¿Celebrando el divorcio?
Casi-. Le dijo Carlos.

Antes de subir de nuevo a la furgoneta el conductor nos dio agua y refrescos; y Álvaro fue repartiendo unas cajas con comida. Abrí la mía. Contenía medio bocadillo de chamorro, tamal envuelto en papel de aluminio, una barrita energética, una manzana y un Tootside Roll (dulce chicloso con sabor a chocolate).

Ya en carretera, yendo a Muyil, el guía nos dijo así:
En las cajitas van a encontrar cosas variadas de la comida mexicana para que prueben. Son cosas sabrosas. El tamal es una pelotita hecha de maíz que tiene dentro carne y está envuelta con hojas de banana-. Y advirtió .-Tengan cuidado al comer el tamal y quiten la hoja ya que no es comestible; que ya me tocó agarrar a un tipo y jalar de dentro de la boca la hoja de banana, okay, mis amigos?”.

MUYIL

Muyil (o Chunyaxché) es una zona arqueológicaPatrimonio Cultural de Quintana Roo y de la Nación-, sita en la península de Yucatán.
Muyil forma parte de la Reserva de la Biósfera de Sian Ka’anPatrimonio Natural de la Humanidad.
Como apenas tardamos en llegar (la distancia de Tulum a Muyil es de 23 kilómetros), esperamos en la entrada principal…
¿Os acordáis del botecito de repelente de mosquitos que nos regalaron? Pues este es el momento de darle uso porque, o vas protegido contra las picaduras o atente a las consecuencias. Consecuencias de las que, de antemano, nos previno Álvaro:
Les recomiendo que estén en movimiento para repeler a los mosquitos y evitar que les piquen. Vamos a caminar entre recintos adoratorios y por la selva.

Entramos Muyil, que es la única ciudad maya que está frente al mar.
Y nos paramos en la Plaza de la Entrada.
La Plaza se compone de diez bases piramidales. Sobre ellas se construyeron las estructuras denominadas templos.
Los templos, altos y estrechos, presentan cierta similitud arquitectónica con las ruinas del Parque Nacional Tikal (departamento de Petén en Guatemala).

En la Plaza Central los gobernantes se reunían con los habitantes cuando había acontecimientos cívicos importantes o para participar en ceremonias relacionadas con el culto.

Al noroeste la delimitan tres basamentos. Próximos a ellos se encuentra el extremo oeste del Sak Bé 2.
Nota: se llama Sak Bé (traducido del maya yucateco al español como Camino Blanco) a los caminos de piedra prehistóricos que se cubrían con polvo blanco.
Los sak bé de Muyil conectaban un lugar rector con otro u otros que dependían de él, o como en Muyil, unían los sectores de la ciudad.

Al sur hay varias estructuras de poca altura; sobre ellas estaban las casas donde vivían los mayas. Estas viviendas fueron construidas con materiales perecederos (madera y hojas de palma).

ESTRUCTURA 7H-3

La estructura 7H-3 es un templo doble con techo de bóveda. La habitación interior tiene una sola entrada (al norte). La habitación exterior tiene tres accesos: dos laterales y uno en el centro.
En algunos muros de este templo se conservan restos de pintura mural.

En la entrada de la habitación interior, encima de las capas del aplanado de estuco, se conservan los restos de una franja azul delimitada por una línea negra.
En la cultura maya el color azul tuvo un profundo significado religioso.
La estructura 7H-3 es un claro ejemplo de la arquitectura de estilo regional “de la Costa Oriental”.

Estructura 7H-3. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A pocos metros de la estructura 7H-3, Álvaro nos pidió que miráramos a la izquierda y nos fijásemos en unas piedras amontonadas.

Templo no restaurado. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La antigua ciudad maya de Muyil está restaurada y esas piedras amontonadas son de un templo no restaurado-. Nos dijo.

Senda serpenteante en Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Desde este punto continuamos por una senda serpenteante. Y al llegar a la parte posterior de la siguiente plataforma (estructura 9K-1), el guía nos pidió que escucháramos.
¿Oyen el viento?-. Preguntó .-Los mayas creían que la naturaleza estaba viva y que su sonido era el viento.
Hay que cuidar a la madre naturaleza porque abastece con todo lo necesario para la supervivencia.

ESTRUCTURA 9K-1

Esta estructura, conocida como Palacio Rosa o Templo 8, fue el centro de ámbito cívico-religioso.
El Palacio Rosa está delimitado por un muro de baja altura. Dentro del perímetro se hallan otros templos, altares, plataformas y un oratorio. Estos edificios fueron construidos en el periodo Posclásico Tardío, entre los años 1250 y 1550 d. C.
Álvaro nos dijo que en esta estructura era donde estaba el gobernante (“un hombre verdadero”).

Estructura 9K-1. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La estructura 9K-1 muestra dos etapas (con su fachada principal al norte). En ambos templos hay restos del estuco que revestía a los muros y de la pintura que los decoraba.
En la subestructura -no visible- se conservan diseños azules, amarillos, negros y rojos.

Estructura 9K-1. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Frente a la construcción se recuperaron tres piezas de cerámica completas: un par de platos con decoración polícroma y una vasija tipo Sacalum (negro sobre pizarra). Las piezas son del periodo Clásico. Los platos se asemejan con piezas originarias de Petén; la vasija, probablemente, es originaria de la región Puuc.

Mientras sacábamos fotografías al Palacio Rosa vi una mariposa azul revoloteando cerca del grupo.
¿Son comunes en México las mariposas azules?-. Le pregunté al guía.
-. Contestó.
No sé aquí, pero en Costa Rica ver una mariposa azul, una Morpho Azul, da suerte.
No. Aquí, no. Pero el colibrí no es frecuente. Ver un colibrí significa que se va a recibir una visita. De hecho, si alguien muere es común que a la casa entre uno.

ESTRUCTURA 8I-13

La estructura 81-12 o El Castillo, es la más alta (17 metros) de toda la costa nor-central de Quintana Roo.
Los estudios han identificado dos etapas en su construcción.
En la primera etapa el Castillo tenía tres cuerpos y un templo en la parte superior con dos entradas. El templo principal estaba orientado al poniente. Al final de su escalera se alzó un altar para depositar dos ofrendas con 264 objetos elaborados con jadeíta (piedra verde) y caracol. En la subestructura había un acceso (al este). El friso situado encima de ella presenta una ornamentación de dos garzas de estuco.
En la segunda etapa el primer templo se cubrió y se le añadieron dos cuerpos, coronados por el templo doble que queda a la vista.
En el techo se encuentra “la torre” circular hueca. El exterior está adornado con piedrecitas planas, a modo de protuberancias, que imitan las espinas del tronco del árbol sagrado de los mayas: la ceiba.
Probablemente, las protuberancias emulan formas usadas en algunos incensarios de barro.

Estructura 8I-13 o El Castillo. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la parte alta del Castillo se pueden ver las figuras blanquecinas de dos aves acuáticas: un pelícano y un cormorán.

Pelícano y cormorán en la parte alta de la estructura 8I-13 o El Castillo. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

SENDERO CANAN HA

Dejando a nuestras espaldas las estructuras de Muyil, nos preparamos para adentrarnos en el sendero Canan Ha, que lleva a la Torre y a la Laguna de Muyil.

El sendero Canan Ha, Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an, está formado por selva inundable, selva mediana y petenes. Los petenes son asociaciones vegetales de forma concéntrica alrededor de un cenote o afloramiento de agua dulce donde se mezcla la vegetación de la selva, mangle y especies epífitas.

En la entrada (a la izquierda) y en el propio sendero se leen las siguientes recomendaciones:
-Cuando camines por el sendero, guarda SILENCIO.
Gracias.

Entrada al sendero Canan Ha. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

-Respeta el reglamento: si asciendes a la Torre lo haces bajo tu responsabilidad.
-La conservación de este paisaje único es responsabilidad de todos.

Ya en el sendero Canan Ha encontramos:
-Ojo de agua.

Carolina en el Ojo de agua. Sendero Canan Ha. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

-Dormidero de tejón.

Dormidero de tejón. Sendero Canan Ha. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

-Chechén.

Chechén. Sendero Canan Ha. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

-Ficus.

Ficus. Sendero Canan Ha. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

-Cerco Maya.

Cerco Maya. Sendero Canan Ha. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

-Corcho.

Corcho. Sendero Canan Ha. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

-Zapote negro.

Zapotes negros. Sendero Canan Ha. Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El sendero Canan Ha desemboca en la Laguna o “Puerta de entrada al Sitio Donde Nace el Cielo”.
Desde este lugar salen barcas a motor por la laguna.

Laguna de Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Torre de Muyil. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

CANAMAYTE ECO PARK

La parte cultural de la excursión había llegado a su fin.
Y ahora nos esperaba la parte que yo más iba a disfrutar. Porque todo es interesante, sí; pero bañarse en las aguas del cenote… ¡Es lo mejor de lo mejor!

Carolina en la zona de las “regaderas” en Canamayte Eco Park. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Letrero informativo del Cenote Mariposa. Canamayte Eco Park. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A nuestra llegada a Canamayte Eco Park, lo primero que hicimos fue almorzar. Después nos cambiamos de ropa, metimos la mochila dentro de una taquilla, nos metimos bajo “las regaderas para enjuagarnos” y bajamos al Cenote Mariposa, donde además de bañarnos en sus aguas azules y verdosas (y frescas), nos divertimos y jugamos con los dos columpios hechos con lianas.

Cenote Mariposa. Canamayte Eco Park. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carlos junto al Cenote Mariposa. Canamayte Eco Park. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Cenote Mariposa. Canamayte Eco Park. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Poco a poco la gente del grupo fue saliendo del agua. Y cuando todos estuvimos secos y vestidos, nos reunimos con Álvaro y el chamán para asistir -y participar- al ritual maya de los cuatro puntos cardinales, “el espíritu de la naturaleza”.

Pero antes, el guía nos habló acerca de un árbol llamado chicozapote.

Chicle o chicozapote. Canamayte Eco Park. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El chicozapote es el árbol del que los mayas sacaban la goma de mascar. Ustedes le dicen chicle-. Matizó. Y continuó .-En el mundo maya la goma de mascar tenía dos utilidades: limpiar la dentadura e hidratar el cuerpo, pues al mascar o masticar, se genera más saliva dentro de la boca.

RITUAL MAYA: EL ESPÍRITU DE LA NATURALEZA (DE LOS CUATRO PUNTOS CARDINALES)

(Esto es lo que Álvaro nos contó acerca del ritual maya “el espíritu de la naturaleza”).
La visión del mundo, para los mayas, está dividido en tres:
-Inframundo.
-Plano terrenal.
-Supramundo.

Cuatro personas se colocan, adquiriendo las posturas de los cuatro puntos cardinales.
Cada persona, entre las manos, tiene encerrada una piedra de silicato.
El silicato, Piedra Ónix Negro, actúa como resistencia.

Los mayas dicen:
Nuestro cuerpo es una energía.
La energía está fluctuando constantemente.
Hay que evitar el estrés para llevar una vida muy tranquila.

El chamán, mientras realiza el ritual, habla en maya:
Por medio de las palabras del chamán las personas pueden entrar en trance y el silicato absorbe la energía.

Al finalizar el ritual maya los participantes suelen tener una sensación de bienestar y paz.

Ritual maya de los cuatro puntos cardinales, “el espíritu de la naturaleza”. Canamayte Eco Park. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carlos participando en el ritual maya de los cuatro puntos cardinales, “el espíritu de la naturaleza”. Canamayte Eco Park. Tulum. Quintana Roo. México. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Tras el ritual en el parque ecológico regresamos a la furgoneta.
Y al complejo hotelero.

SÁBADO, 18 DE DICIEMBRE

El check-out es a las 12:00 horas; sin embargo, puedes seguir disfrutando de las instalaciones complejo hotelero Palladium Hotel Group y te dejan un baño de cortesía para que te duches antes de irte.

A las 16:15 horas, en el mismo sitio donde nos dejaron el día (o noche) de llegada, nos recogieron para llevarnos al aeropuerto.

Un último detalle: hay que pagar la Tasa de Aprovechamiento Turístico.
La tasa turística del estado de Quintana Roo es obligatoria para los turistas extranjeros. El pago se realiza a través de la plataforma VISITAX antes de llegar, al ingresar al país o durante la estancia.
La cantidad a pagar es de 224 pesos (unos 10 euros).

Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Cancún. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Y ahora sí que sí.
Espero que la aventura por la Riviera Maya os haya gustado.

Por Carolina Olivares Rodríguez.