-Silencio y… ¡Acción!
-Dios mío, qué sensación me invade-. Pensó mientras se forjaba en su interior un desconocido y nuevo sentimiento-. Nunca imaginé que ocurriría, al menos no aquí. Porque en este mundo… Esto no ocurre… O eso creí hasta ahora.- Las ávidas manos masculinas comenzaron a recorrer uno de los cuerpos. Parecían estar dedicadas en exclusividad a una sola mujer; sin embargo, había dos cuerpos más. Todos habían de ser acariciados; todas las bocas debían ser besadas…
-No puedo hacerlo-. Se dijo a sí mismo-. Mi corazón late alocado y siento mil mariposas revolotear en mi estómago.

El escenario que, realmente estaba preparado para provocar en terceros situaciones de morbosidad, resultó perfecto para el amor.

-Soy incapaz de separarme de ella-. Pensaba-. He debido sufrir un flechazo… No lo sé. No sé qué me pasa. Debo comportarme con profesionalidad; pero me es imposible. No quiero dejar de tocarla, de besarla… De, de…
-¡Corten!-. Gritó el director enfurecido- ¿Podrías explicarnos qué demonios haces? O mejor dicho ¿Me puedes explicar por qué no te limitas al guión impuesto? ¿Se puede saber en qué piensas? Te pago, y mucho además, para que hagas tu trabajo. Sin embargo, para mi sorpresa veo que estás centrado en esa chica y a las otras ni siquiera las rozas.  A ver: eres un cotizado actor y estamos rodando la última escena. Es la más jugosa de toda la película. Es simple: ¡Tienes que montártelo con las tres chicas!
-Lo siento pero no puedo-. Dijo él.
-¿Cómo que no puedes?
-No puedo rodar la escena que me pides-. Y saliendo completamente desnudo del plató entró en su camerino. Al momento, la chica a la que había acariciado y besado, yendo hacia el mismo camerino que su compañero de reparto dijo:
-Yo tampoco puedo seguir rodando la escena, ni esta ni ninguna.

Aquella película pornográfica en la que tantas expectativas habían puesto todo el equipo jamás se terminaría.  El chico y la chica -actores porno que no se conocían- se habían enamorado nada más verse. Tras lo ocurrido decidieron retirarse de ese mundo para vivir una vida, llena de amor, juntos.
Pasado un tiempo, luego de establecerse en una ciudad cualquier, abrieron un restaurante dedicado a la cocina asiática.
Y es que… La fuerza del Amor, si destaca por algo, es precisamente por lo poderosa que es.