Dios los cría y ellos se juntan
dice un refrán que escuché de cría.
Siempre hay un roto para un descosido
escuché yo por ahí, por ahí.

Y es que yo sirvo “pato”.
Lo mismo plancho una camisa que frío un huevo;
con frío o calor, nevando o diluviando,
preparo un gazpacho o unas castañas en un cazo.

Lo mismo cazo conejos que pesco sardinas.
También pesco catarros y constipados
¡Y si te descuidas me cepillo a tu sobrina!

Y puestos a cepillar
cepillo las crines de los caballos
antes de que se cepillen la cena.

En fin, dejémonos de tanto cepillado
que ya no sé por dónde me ando.

Solo quise componer un poemín
mientras tocaba el violín.
Así que aquí está el poemín, de la “Anchoín”.