Dios los cría y ellos se juntan
dice un refrán que escuché de cría.
Siempre hay un roto para un descosido
escuché yo también, por ahí, por ahí.

Y es que yo sirvo “pato”
porque lo mismo plancho una camisa que frío un huevo
con frío o calor, nevando o diluviando,
preparo un arca o unas castañas en un cazo.

Lo mismo cazo conejos que pesco sardinas.
También pesco catarros y costipados
incluso si te descuidas me cepillo a tu sobrina.

Y ya puestos a cepillar
cepillo las crines de los caballos
antes de que se cepillen la cena.

En fin, dejemos de tanto cepillado
que ya no sé ni por donde ando.
Solo quise componer un poemín a mi amigo Diolín.

He aquí pues con violines para tocar por doquier
tu poemín
de parte de la Anchoín.