Fotograma de uno de los capítulos de la serie de televisión The Simpsons (Los Simpson).

Aquí, en Tavernes, hemos hecho un amigo. Se llama Germán, es naturista (nunca toma pastillas ni se echa cremas) y gusta leer acerca de teorías conspiratorias.
-Leí que el coronavirus es una invención de los militares americanos-. Nos dijo recientemente .-Y también leí que cabe la posibilidad de que unos extraterrestres abducieran a tres chinos en el año 1918. Estos chinos, profesores de mandarín y calvos, fueron cobayas para los extraterrestres. Porque experimentaron con ellos. Y entre los experimentos que hicieron les inyectaron algo.
-¿Y por qué profesores de mandarín y calvos?-. Le pregunté yo.
-No sabría decirte. Habría que preguntarles a los extraterrestres.
-Eso también lo leí yo-. Dijo Carles .-Les abducieron calvos pero volvieron con una mata de pelo…
-¿Ah, sí?-. Preguntó Germán .-Eso no lo sabía yo.
-Dejaros los dos de chinadas y de extraterrestres-. Dije yo .-Que para extraterrestres, el que tenemos de vecino. Mes y medio lleva medido en casa sin salir. Lo mismo está “momificao” ahí dentro.
-Hay gente muy rara-. Dijo Germán.
-Más que los extraterrestres-. Dijo Carles.
-Hará cinco días ha venido una mujer, será la suya, digo yo. Y ahí dentro están los dos, que no salen de casa… Deben de estar todo el día follando como monos, otra no se entiende. Pues estarán bien hartos y escozios. Ah, no, que de eso no os hartáis los hombres.
(Ji, ji, ji).
-¿Tú no te hartas ni escueces de follar, Germán?
-Para eso hay cremas-. Contestó.
-¿Pero no decías que nunca te echabas cremas? A ver en qué quedamos.
(Ji, ji, ji).
-Vaya pillín. No, sí… Por el interés te quiero Andrés.
(Ji, ji, ji).

Más tarde, pensando yo en el vecino extraterrestre, le dije a Carlitines:
-Yo creo que el vecino no puede ser extraterrestre.
-¿Por qué?
-Porque es calvo.
-Pues entonces será chino, ji, ji, ji.

Y mucho más tarde, pensando yo en los extraterrestres, en los chinos y en el vecino calvo, le dije a Carlitines:
-A mí no me cuadran las cosas. El vecino no puede ser ni chino ni extraterrestre.
-¿Por qué?
-Porque los chinos no suelen ser calvos.
-Pues por eso mismo es extraterrestre, ja, ja, ja.

Y muuuchooooo más tarde, pensando yo en el vecino calvo y en los extraterrestres, le dije a Carlitines:
-Definitivamente el vecino no es extraterrestre.
-¿Por qué?
-Porque tiene barba, ¿Y dónde se ha visto a un extraterrestre con barba, por muy calvos que sean todos?
(Ja, ja, ja, ji, ji, ji).