Que nadie rompa nuestras promesas de Amistad;

que nada perturbe nuestros actos de fe y bondad.

Que nunca te sientas mal por pedir lo que te corresponde, y,

que jamás los que también se equivocan…

Vuelvan a señalarte con sus pecaminosos dedos.