Portada del libro Poesía de cine ¡Adivina la película!

Tras una lesión que truncó mi destino
dejé un prometedor futuro como deportista profesional.
Y cambié un mundo competitivo
por la nueva vida de un agente policial.

Nada más aterrizar en la sección de atracos
en la colosal ciudad de Los Ángeles
me infiltré entre surfistas, jóvenes y alocados.
Y conocí a un hombre salvaje; un ser sin leyes.

El surfista se caracterizaba por su espiritualidad
y sin yo evitarlo me arrastró a un mundo antagónico.
Era mi amigo, un alma gemela. Un punto de dualidad;
y sin embargo, caímos en un abismo agónico…

Aun siendo un delincuente, jamás le detuve.
Y tras la frase de despedida “te veré en la otra vida” volvimos a encontrarnos.
Él volvió a despedirse de mí, y olvidó sus miserias y virtudes
para morir, junto a mis credenciales, y todos los sueños del pasado.

(Poema de película forma parte del libro POESÍA DE CINE: ¡ADIVINA LA PELÍCULA!).