Brian Molko (Placebo),

Placebo.

No sé qué me gusta más,
si sentirte o no sentirte;
si creer que te veo, huelo o percibo…
O saber que te puedo imaginar.

Cuando tus ojos me miran,
desde un mundo artificial,
su intenso color azul grisáceo
penetra los míos.

Cuando tus ojos me miran
yo los veo como dos astros,
brillantes cual diamantes,
a veces dulces; a veces dañinos.
Porque, cual cristales afilados,
podrían romperme por dentro.

Desde mi mundo artificial
tú has fabricado otro
para los que se excitan al escuchar la voz que no comprenden,
ya que tu voz, no siempre habla con el acento del idioma del amor.
Y cuando más andrógino te vuelves.
más te desea mi lado masculino.

En mi realidad
la feminidad es más bella;
sin embargo, como todo lo creado,
la fascinación también se acaba marchitando…
Como las rosas rojas que viven solo una primavera.

Cuando las flores hayan perdido su atractivo
mi recuerdo mantendrá viva la imagen de tu reflejo en blanco y negro, y de instinto salvaje.
Mientras que se siga idealizando a los que son inalcanzables
los ídolos alados se mantendrán en sus divinos pedestales.
Pero, ¿Qué sucedería si solo existieran en el interior de las mentes
pues tiempo atrás cruzaron el umbral que separa a los vivos de los muertos?
o…
¿Qué sucedería si las imágenes no fueran reales, sino un vulgar fraude?

Llegado a este punto de la existencia
tengo una pregunta que hacer:
¿qué hacer cuando tú lo atraes todo, pero nada te atrae a ti?
Corazón, ¿Tienes alguna respuesta para mí?

Llegados a este punto de mi existencia
en que lo único que no cesa de perseguir a mi cuerpo es el dolor,
para bien o para mal
solo me calmas tú;
(y a veces tampoco).

(9enélope 6arlos.
Escrito en un lugar del mundo el viernes, 3 de junio de 2022).