Nuestro barco, atracado en el puerto de Victoria (o Puerto Victoria o Mahé) nos da la bienvenida al país insular de Seychelles. Los molinos eólicos y el verdor de las majestuosas montañas reciben a miles de turistas venidos de los cinco continentes. Y la lluvia, porque el circuito que realiza el crucero por estas tierras africanas, surgidas en las aguas del océano índico, elige meses del año donde predomina la humedad.

 

     Cultura general del país.

 

La República de Seychelles -situada geográficamente al noroeste de Madagascar- se divide en 25 distritos. Está compuesta por unas 115 islas de origen coralino y granítico. Solo 33 están habitadas de forma permanente. Las más visitadas son la Isla de Mahé (la más principal de todo el archipiélago) La Digue y Praslin.

En Mahé se encuentra la capital del país: se llama Victoria y es una de las capitales más pequeñas del Mundo. Asimismo es la única ciudad de la Isla, las demás poblaciones son pueblos.

Los idiomas oficiales de Seychelles son tres: criollo seychellense (también conocido como Kreol o Seselwá (sechelois) inglés y francés, y la moneda es la rupia seychellense. En Seychelles no admiten euros, con lo cual deberás cambiarlos. No tendrás problemas, en la ciudad de Victoria hay casa de cambio.

Aunque hasta ahora no lo he mencionado cabe la posibilidad de que la naviera tenga esta moneda. Para salir de dudas lo mejor es que preguntes en Recepción. Allí te informarán de las diversas divisas que disponen para cambiar y su correspondiente comisión.

 

  Clima.

 

Tropical, cuya temperatura oscila entre los 24 y los 32 grados durante todo el año. Apenas hay variaciones entre meses y podría decirse que siempre es verano. Los vientos alisos son los que determinan las dos temporadas. Temporada húmeda (de octubre a abril) con temperaturas ligeramente más cálidas, y seca (de mayo a septiembre) con un clima algo seco.

 

     Fauna y flora.

 

La fauna y flora de Seychelles o Las Seychelles es una mezcla de especies de animales y vegetales de África y Asia. El país cuenta con especies únicas como el coco de mar, la palmera con las semillas más grandes del reino vegetal, cinco especies de palmeras endémicas y la población más grande de tortugas (a nivel mundial).

 

    Pequeña curiosidad. Criollo: lenguaje y significado.

 

El lenguaje criollo nace de la necesidad de comunicación entre personas de diferentes orígenes que, debido a su situación personal (esclavitud) se ven forzados a inventarse un idioma con elementos propios de los suyos.

Para los que no lo sepáis la palabra criollo es un americanismo que -desde la época de la colonización americana- se aplica a las personas nacidas en el continente americano con origen europeo.

 

     Explora Victoria.

 

Desde la cubierta del barco la ciudad de Victoria te da los buenos días a ritmo de tambor. Abajo, junto a un pequeño mercadillo, un grupo de nativos te recibirá con bailes y cantos típicos de esta singular cultura.

Es probable que la lluvia sea tu compañera, porque como ya expliqué, es la época húmeda (con permiso, voy a refrescarte la memoria: el crucero elegido toca los meses de diciembre y enero).

La lluvia es bastante impredecible: del mismo modo que comienza a caer un torrente de agua… Cesa sin más. No dejes que el fenómeno atmosférico te condicione.

Desde donde está atracado el barco hasta el centro de la ciudad habrá, como mucho, unos 30 minutos (a pie, paso ligero). Si te apetece caminar, ve caminando, sino puedes tomar un taxi.

No tardarás demasiado en recorrer Victoria.

Lo que más me llamó la atención fue las bonitas y coloridas mansiones coloniales que están esparcidas por el centro. Allí visitarás el concurrido Mercado Sir Selwyn Selwyn Clarke, y en sus inmediaciones encontrarás bastantes tiendas donde poder comprar regalos y productos de todo tipo.

A tiro de piedra está la Estación Victoria, desde donde podrás tomar autobuses con los que desplazarte hasta otros puntos de la isla (playas) la Torre del Reloj (fue construida en homenaje a la reina Victoria y es idéntica a la que se alza en Londres) el Templo Hindú Arul Mihu Nvasakthi Vinayagar, la Mezquita de Mahé y la Catedral Anglicana de St. Paul.

Hindúes, musulmanes y cristianos conviven en perfecta armonía en Victoria.

 

     Atracciones principales.

 

-Jardín botánico: cuenta con tortugas gigantes endémicas muy parecidas a las especies que habitan las Islas Galápagos (aunque las de Victoria son más pequeñitas).

-Museo Nacional de Historia de Victoria.

-Museo de Historia Natural de Victoria.

 

     Playas al norte y al sur de Mahé.

 

Importante es hacerse con un plano de la isla para estar orientado y moverse con mayor facilidad y seguridad. En la Oficina de Información y Turismo te proporcionarán planos de Mahé, La Digue y Praslin.

En la isla de Mahé hay una multitud de playas. Nosotros optamos por visitar dos: playa Anse Beau Vallon (al norte) y playa Anse Takamaka (al sur).

Ir a cualquiera de las dos playas, o a otras, no tiene pérdida. Desde la Estación de Victoria parten todos los autobuses. Es un transporte cómodo, seguro y económico. El tiempo que tarda en llegar es de una hora (al sur).

Ir a cualquiera de las dos playas, o a otras, no tiene pérdida. Desde la Estación de Victoria parten todos los autobuses. Es un transporte cómodo, seguro y económico. El tiempo que tarda en llegar es de una hora (al sur) y de 40 minutos (al norte).

Las playas de Seychelles son espectaculares. Disfrútalas: túmbate a tomar el sol, zambúllete en sus aguas; pasea por la orilla o ve sorteando las grandes rocas tan características… Y es que te tropezarás con ellas en todas y cada una de las playas que veas o visites.

Ah, a diferencia de Victoria, en ambas costas nos hizo muy buen día. Y pudimos aventurarnos en paraísos de ensueño… Paraísos que, hasta entonces solo habíamos visitado en sueños.

 

NAVEGANDO POR EL OCÉANO ÍNDICO. PAÍS INSULAR SEYCHELLES. ÁFRICA. PLAYA ANSE SOURCE D´ARGENT, LA MÁS BONITA DEL MUNDO. Segunda parte.

Emprende la aventura y prepárate para pisar las arenas de la playa considerada la más bonita del Mundo: se llama Anse Source D´Argent y está en La Digue.

Así que sin más dilación… Un, dos, tres, viajeros (en este caso cruceristas) ¡Vamos allá!

Tras levantarnos, una vez aseados y desayunados, toca bajar a puerto. Antes de narrarte nuestra aventura es imprescindible que sepas que, desde la Isla de Mahé hasta La Digue, puedes ir tanto en avión como en barco. Nosotros fuimos por mar.

Dirígete al puerto de la ciudad de Victoria (andando o en taxi) y ve directamente a la oficina llamada “Cat Cocos”. Hay muchas oficinas que realizan los desplazamientos; pero nosotros fuimos directamente a esta porque desde España nos la habían recomendado unos buenos amigos por ser bastante eficaz. En taquilla podrás comprar los billetes, tanto para la ida como para la vuelta. Recuerda que solo admiten moneda local.

Tienes dos modalidades a la hora de adquirirlos: en ventanilla el mismo día, o haberlos comprado previamente por Internet (que deberás llegar impreso) y canjearlos allí el día elegido. Nosotros decidimos comprarlos en la oficina. La verdad que nuestra idea fue todo un acierto, porque… Viendo el tiempo y como llovía, de los varios días que estuvimos en Victoria esperamos a ver amanecer uno más o menos despejado. Aunque con esta modalidad de compra/venta debes tener en cuenta la disponibilidad (billetes agotados). No obstante, cuanto más viajes por lo ancho y largo del Mundo más experto te irás volviendo.

Ya con los billetes de ida y vuelta en mano accedimos al ferry.

 

     Duración del trayecto desde Victoria a La Digue.

 

Dos horas es lo que se tarda en realizar el desplazamiento por mar desde el puerto de Victoria hasta el de La Digue. Nosotros compramos los siguientes:

Trayecto de ida: puerto de Victoria – puerto de La Digue.

Trayecto de vuelta: puerto de La Digue – puerto de La Isla Praslin – puerto de Victoria.

Recomendaciones: la embarcación se mueve muchísimo. Si sufres mareos, cuidado. Sé precavido y evita que esto te agüe la fiesta tomándote antes una de esas pastillitas que venden en farmacias para prevenirlos.

 

     Escala en Praslin.

 

A la vuelta el barco hizo una parada en Praslin. Y estuvimos en esta isla alrededor de hora y media. Las playas más cercanas al puerto están a 5 o 6 kilómetros de distancia, y allí mismo hay una pequeña cala. Dependiendo de lo que te apetezca hacer podrás desplazarte en taxi hasta zonas playeras o quedarte a descansar en la calita.

Praslin es una isla que tiene mucho que ver; y bien merece visitarla con detenimiento. En esta ocasión… Lástima, apenas hubo tiempo de ver grandes cosas.

 

     La Isla de La Digue.

 

En la vida todo llega. Como no, tú también porque has llegado al soñado destino: La Digue. Nosotros íbamos un poco “a contra reloj” pues el tiempo del que disponíamos era reducido: algo más de dos horas.

Del puerto a nuestro objetivo final (playa Anse Source D´Argent) hay un tramo. Si la memoria no me falla creo recordar que hay un kilómetro y medio. Eso sí, llegar hasta la famosa playa no tiene pérdida, el camino está perfectamente señalizado.

En La Digue no hay coches porque la circulación está prohibida. Podrás llegar hasta la playa paseando, en bicicleta o en carro tirado por bueyes. Las bicis y el servicio de los carros se alquilan (en la isla os informarán del precio).

Nosotros hicimos el recorrido a pie…

…Bien, llegados a este punto voy a contaros un pequeño secreto. Para acceder a la playa Anse Source D´Argent hay que pagar; pero… Hay un truquito para llegar a ella ¡GRATIS! Y aunque nosotros no fuimos por ahí, igualmente lo describo. Consejo: si decides ir por aquí lleva calzado apropiado para caminar entre trozos de corral. De lo contrario es posible que te hagas cortes en los pies y las piernas.

Cuando ya estés en camino te darás de bruces con el helipuerto. Vale, pues si no quieres pagar, rodéalo por la derecha y ve hacia la arena. Una vez en la playa tendrás que cruzar el agua. Es posible que cubra hasta la cintura, no te asustes, no es peligroso. Además en muy poco tiempo habrás cruzado y ya estarás en Anse Source D´Argent.

Como bien he explicado nosotros accedimos pagando. Nada más la pises comprobarás, por ti mismo, que los parajes de ensueño existen de verdad.

En este lugar de nuestra hermosa Tierra la Naturaleza hizo la conjunción perfecta entre mar y vegetación. Arenas blancas, aguas transparentes y palmeras colosales se mimetizan armónicamente. Pero si algo destaca por encima de todas las cosas en la playa Anse Source D´Argent son las singulares rocas que la decoran. Quizá, por un solo instante, creas erróneamente que las rocas están hechas con cartón piedra. Tu imaginación podrá desbordarse y, al escrutarlas, tal vez veas en sus formas “otras formas”. A mí, en concreto, me pareció ver estrellas, corolas de flores, garras de animales felinos, tentáculos de pulpo… Caminar entre ellas era como estar jugando al juego de adivinar figuras en las nubes, solo que en vez de mirar al cielo, aquí la vista se dirige al suelo y las piedras sustituyen a las formaciones nubosas.

Al no ser una playa masificada de gente podrás pasearla con total serenidad; y el estrés que pudieras llevar dará paso a un estado de absoluta paz.

Considérate afortunado, si El Edén existe… Tú, has estado en él.

Túmbate en la arena y deja que los rayos de sol acaricien tu rostro y toda la piel de tu cuerpo (recuerda llevar crema solar con alta protección). Zambúllete en sus aguas color turquesa; nada, practica snorkel… Busca sus arrecifes de coral, sus coloridos peces… Tanto fuera como dentro del mar hay todo un Mundo por descubrir.

Los alrededores de esta inolvidable y paradisiaca playa están poblados de bellas plantaciones de cocoteros y vainilla.

Camino de la salida, a la derecha, verás una colonia de enormes tortugas. Podrás acariciarlas y darles de comer… Ay, qué experiencia más bonita.

A las horas, cuando estés de nuevo en el barco, quizá, solo quizá, anheles trasladarte mentalmente a este emblemático sitio.

No olvides, ya lo has visitado, y ahora y siempre, podrás regresar a él por medio de todos los recuerdos que guardarás dentro de tu corazón.

 

Próximo país: Madagascar.

(…Cachis en la mar, olvidé deciros que está playa es una de las más cotizadas a la hora de rodar anuncios y sport publicitarios).