Panorámica de la ciudad de Saint – Denis. Barco Costa neoRomantica. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Reunión, Isla Reunión o la isla de La Reunión -ubicada en el océano Índico– es territorio de Francia (departamento de ultramar francés). La isla pertenece al archipiélago de las Mascareñas, es una preciosidad y tiene mucho que ver. Mi familia y yo quedamos encantados de descubrirla.
Nuestro barco atracó en el puerto de la capital: Saint – Denis. Y como estaríamos un par de días pudimos disfrutar, a plenitud, de las maravillas que ofrece.

En Reunión contratamos dos excursiones: la primera directamente con la naviera. La segunda corrió por nuestra cuenta.
A puertas de donde quedan atracados los barcos la circulación no está permitida (ni a pie ni en vehículo). Por ello nada más tomar tierra has de coger un autobús gratuito -lo pone el puerto- que te llevará a la zona transitable.
El trayecto no llega al minuto.
Nada más bajar de la lanzadera el escuadrón de taxistas estará esperándote. Todos ofrecen, más o menos, las mismas rutas al mismo precio. El regateo aquí es imposible.
Podrás contratar las excursiones el día de llegada, o el siguiente. Mi consejo es que contrates el mismo día, porque de demorarlo, podrías llevarte la desagradable sorpresa de no encontrar taxis disponibles. Nosotros contratamos un circuito completísimo por la isla que incluía destacados puntos costeros e interiores. Sobra decir que, al ser territorio francés, la moneda en circulación es el euro.
El tour costó 30 euros por persona y duró todo el día.
Otra forma de poder hacer excursiones en Reunión es alquilando un coche.
Nota: te aconsejo lo mismo que para las rutas en taxi, si quieres alquilar un coche no te demores.

PRIMERA EXCURSIÓN EN ISLA REUNIÓN – CIRCO DE SALAZIE

Letrero informativo de la plantación de vainilla. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En los invernaderos de la plantación de vainilla. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La excursión fue en autobús y estuvo compuesta por un grupo de personas bastante amplio. Salimos del puerto de la ciudad de Saint – Denis después de comer (15:00 horas) y nos dirigimos al primer punto a visitar: una plantación de vainilla. Al llegar nos llevaron a ver unos invernaderos donde había plantaciones de vainilla. Y nos explicaron cómo se cultiva la planta y en qué consiste el proceso de elaboración, que la trasforma en polvo de vainilla. Tras la exhaustiva explicación nos invitaron a degustar vainilla y beber café.
De todos es sabido que el café no es una bebida dulce, y salvo le añadas edulcorantes, estará amarga. Bien, pues el que nos dieron a probar en la plantación, además de amargo, era malísimo. Ahora, si le decías al chiquito que atendía en la recepción que le echara un chorrito de ron… Hum, la cosa cambiaba.
Incluso a mí me agradó, y eso que no me gusta el café.
De nuevo en el autobús pusimos rumbo al interior (Salazie).
Según nos adentramos el paisaje nos regaló hermosas estampas de verdes montañas donde numerosas cascadas de agua captaron nuestra atención.

Circo de Salazie. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Los flashes de las cámaras fotográficas deslumbraban una y mil veces. Y nos faltaron ojos con los que poder contemplar tanta maravilla. Continuamos por la carretera -hacia arriba- y la niebla se apoderó de las cimas de las montañas escarpadas. También la lluvia hizo acto de presencia y nos acompañó en una bonita andadura en la que el cauce del río recorre eternamente por pueblecitos que parecen haber salidos de libros de fantasía. El autobús hizo una parada. Nos apeamos y ante nosotros: las cascadas, la lluvia; el olor a tierra mojada, los colores de las hojas de las plantas…

Circo de Salazie. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Circo de Salazie. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Además de aire puro, respirarás paz.
Hicimos muchas fotos; todas permanecerán en el álbum del recuerdo.

Carlitos, Iván, Carlos y Carolina. Circo de Salazie. Reunión.

Carlos, Iván y Carlitos. Circo de Salazie. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El conductor del autobús nos llevaría de nuevo al mundo urbano.
Tras disfrutar de parajes naturales tocaba visitar lo material. Por lo que al rato nos encontramos rodeados de artesanía ya que estábamos en el gran mercado de Saint – Denis.

Letrero que da la bienvenida al gran mercado de Saint – Denis. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El mercado es muy frecuentado. Su horario de visita es de 09:00 a 17:30 horas. Aunque nos habían comentado que -a causa de la alta calidad de vida- los precios en la isla son excesivos, debo decir que los productos que compramos en este mercado nos resultaron económicos.

Imanes de nevera. Gran mercado de Saint – Denis. Reunión. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Terminadas las compras regresamos al puerto.

La excursión fue cortita (unas tres horas).
La vida continuaría sorprendiéndonos a bordo del barco.

Por Carolina Olivares Rodríguez.