Fotograma de la película Nasty Habits.

Suena el móvil de Carlitines, y como en la pantalla pone Llamante No Deseado (Posible Fraude), atendiendo yo la llamada digo muy seria: convento de las hermanas de Entrambasaguas que perdieron las enaguas y los faldones donde su señor dejó olvidado los calzones, ¿Dígame?
-¿Carlos?-. Pregunta la voz de una mujer joven.
-No, no. Aquí no-. Contesto yo más seria que antes .-Esto es un convento y aquí no hay hombres. Aquí solo hay mujeres.
-Ah. Perdón, perdón-. Dice algo apurada.
-Nada. Está usted perdonada. Pero ya puestos y ya que ha llamado, aquí vendemos unas quesadas riquísimas y muy baratucas; son artesanas, las hacemos nosotras, y… ¿Oiga? ¡Pues no va y me cuelga! No me ha dado tiempo a decirle que también hacemos unos sobaos pasiegos.
Ay, Jesús, Jesús. ¿No le gustarán los dulces? (Ella se lo pierde).