La escritora viajera Carolina Olivares Rodríguez encima de Chemary. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…
Así podría comenzar este nuevo artículo puesto que hasta un lugar de Castilla la Mancha vamos a trasladarnos esta vez.
Muy cerquita de Buendía -pueblo en la provincia de Cuenca– nos espera un enigmático parque cuyo acceso es libre (¡Y gratuito!)

Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Pero… ¿Dónde está? ¿Cómo es que jamás escuché hablar acerca de él? ¿Por qué nadie me contó de los prodigios que pueden verse allí? Y es que…
…Allá, en un punto concreto del famoso camino de la Alcarria; allá, en un punto exacto de la serranía conquense, localizado a unos tres kilómetros del centro de Buendía, aguarda a excursionistas una serie de esculturas talladas directamente sobre piedra. Un parque entre pinos y rocas areniscas, donde la eterna y serena mirada del embalse/pantano de Buendía nos acompañará durante la mayor parte del paseo que dura una hora aproximadamente.

Embalse de Buendía (desde La Ruta de las Caras). Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Un parque natural que recibe al año la visita de más de 10.000 personas. En resumidas cuentas: un sitio que, aparte de invitarte a practicar senderismo, te invita, asimismo, a conectarte con tu lado más espiritual y te da la posibilidad de impregnarte del misticismo evocador que emana. No puede ser de otro modo: estoy hablando de La Ruta de las Caras.

Carolina con dos señalizaciones. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Carolina y Carlos en la entrada de La Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España.

Preparados, listos: ¡Ya!

Panel informativo. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Letrero informativo. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A pocos minutos de haber comenzado la bonita ruta de senderismo te toparás con las primeras esculturales. El total de las esculturas -mayoritariamente rostros humanos- son una veintena.
Contemplar estos semblantes pétreos, que, por cierto, parecen brotar de pequeñas formaciones rocosas, te va a trasmitir una sensación de paz; reflexionarás y, de algún modo misterioso, notarás cómo dentro de ti se crea una atmósfera divina, una mezcla de sensaciones… Observarlas te dará que pensar. Y hará que te olvides de todo, incluso de ti mismo.
Si eres una persona espiritual determinadas esculturas te impactarán. Porque la mágica ruta logra aislarte del mundo, de lo cotidiano y como no, del mundanal ruido.
La Ruta de las Caras pretende ser una especie de museo que nada tiene que ver con los que se hallan en las grandes urbes. Su pretexto es ensalzar una perfecta relación entre escultura y naturaleza.
Las caras se han inspirado en figuras religiosas; y en deidades o dioses. Son alegóricas y estáticas; unas están frontales, otras hieráticas. Todas te transportarán mentalmente a la tierra de los antiguos faraones de Egipto.
Una de las principales características de las caras es su redondez. Son elegantes, imponentes, majestuosas, profundas; algunas tienen rasgos típicos orientales, otras parecen estar inspiradas en la India.

LAS CARAS DE BUENDÍA

Las Caras de la ruta de Buendía tienen nombre.
Estos son los nombres en el orden que, más o menos, las iréis encontrando:

Moneda de la Vida.

Moneda de la Vida. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Krishna.

Krishna. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Maitreya.
Arjuna.

Maitreya y Arjuna. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Cruz Templaria.

Cruz Templaria. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Espiral del Brujo.

Espiral del Brujo. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Chemary.
(¿Os cuento algo? Esta es la que más me gustó. Subí a ella, y tras sentarme en lo alto de su cabezota, levanté un brazo a la par que gritaba ¡Yijaaa! Siempre que miro esa fotografía me viene a la cabeza una secuencia concreta de la comedia de humor negro de Stanley Kubrick ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú, cuyo título original en inglés es Dr. Stangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (Dr. Insólito o: Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar a la bomba).

Carolina con Chemary. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Carlos en La Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La Monja.

La Monja. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Duende Indio.

Duende Indio. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El Chamán.

El Chamán. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Beethoven.

Beethoven. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

De Muerte.
(Aquí hago un segundo paréntesis. Veréis, yo cual cabra loca, hice algo que no aconsejo que hagáis: subiros en la escultura De Muerte. Representa una calavera gigante y está en lo alto de un pequeño montículo. Bien, a mí no se me ocurrió más que encaramarme y ponerme de cuchillas sobre ella como si fuera una rana. En serio: no lo hagáis. No me maté de milagro. Y no tengo vértigo, de haberlo tenido posiblemente me hubiera descalabrado.
Advertidos estáis.

Carolina sobre De Muerte. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

En fin, sigamos con el listado):

Dama del Pantano.

Dama del Pantano. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Cruz del Temple.

Cruz del Temple. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Virgen de Lis.

Virgen de Lis. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Virgen de las Caras.

Virgen de las Caras. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Hay otras esculturas; pero sinceramente no recuerdo cómo se llaman.

Carlos besando una escultura. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Señalización Fin de la ruta turística. Ruta de las Caras. Buendía. Cuenca. Castilla la Mancha. España. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Hablando de recordar: en la Oficina de Información y Turismo de Buendía os darán planos del pueblo y de la ruta.
El plano de la ruta facilita la información del recorrido así como los nombres de las esculturas.
Personalmente me llevé varios planos (inclusive el de la ruta.) Los tengo guardados de recuerdo. Cierto es que si hubiera tirado de él podría haberos escrito el nombre de todas las esculturas; pero creo que, en cierto modo, revelarlo todo acerca de un paraje, supone, en parte, mermar el interés.
Además, a fin de cuentas -quizá, solo quizá- las palabras encanto y misterio deban permanecer juntas para estar en armonía.

Nota: esta escapadita -en coche, desde Madrid- la hicimos Carlos y yo en abril del año 2014.
Debido al tiempo transcurrido (más de cuatro años y medio) es probable que en La Ruta de las Caras se hayan esculpido nuevas esculturas.

Por Carolina Olivares Rodríguez.