Representación del hermafroditismo en la figura del Diablo.

El 15 de septiembre del año 1999 publiqué mi ópera prima 9 estrella negra, la noche que soñé contigo (subtitulada: “24 horas en una vida”). Este libro es semi biográfico y está dedicado al artista estadounidense Marilyn Manson, alter ego de Brian Hugh Warner. Para escribirlo me inspiré en él, en la numerología y en su cuarto disco de estudio titulado: Mechanicals Animals – Animales Mecánicos, que saldría a la venta el 15 de septiembre de 1998.
Con la única persona que he podido identificarme es con Marilyn Manson (de ahora en adelante M. M.) Y tras verle actuar en su concierto de Leganés (Madrid – España) en primera fila, el día de mi 27 cumpleaños (1 de diciembre de 1998) le escribí el libro.

Portada del libro de Carolina Olivares Rodríguez 9 ESTRELLA NEGRA, LA NOCHE QUE SOÑÉ CONTIGO (“24 HORAS EN UNA VIDA”).

El libro no es más que una carta personal que decidí hacer pública.
Con un lenguaje soez, mezcla hechos reales con fantasía, donde temas escabrosos son tratados sin tapujos. En el libro, yo, en primera persona, mantengo dos encuentros sexuales con M. M. En el primero asumo un rol masculino, dándole al artista el contrario (uno femenino, sumiso y tierno). En el segundo encuentro la relación es sadomasoquista.
No sé si hace dos décadas una mujer tuvo el atrevimiento (anteriormente a mí) de escribir un libro así. Máxime siendo policía, en un mundo machista. Supongo resulté descarada. No me preocupa lo más mínimo.
Con la publicación del libro fui portada de la desaparecida y prestigiosa revista Interviú, me hicieron varias entrevistas en prensa escrita y aparecí en programas de televisión.
E hice realidad el sueño de conocer en persona al señor Manson.
El día del concierto lo califico de espiritual. En el libro describo lo que sentí y cómo pude ver (cuando él se agachó delante de mí para señalarme mientras me cantaba) lo que para otros permanece oculto.
El artista se definió como Omega y se auto proclamó el número 15. Yo pude desvelar el significado y entender las letras de sus canciones. Ejemplo: use me when you want to come, i´ve bled just to have your touch (úsame cuando quieras correrte, he nacido solo para que me toques. De su canción User friendly – Fácil de usar.

Omega (ser andrógino blanco y extraterrestre) hace alusión a que -como mujer que asimismo es- menstrua y puede tener relaciones sexuales para complacer a los hombres. También alude al escándalo de Mónica Lewinsky (quien fuera becaria de Kennedy). M. M. manifestó sentir admiración hacia este presidente norteamericano por el escándalo sexual que le sobrevino. De hecho, le imita en el vídeo clip de la última canción del citado disco (Coma White – Coma Blanco).
Pero esto es extenderme en demasía.
Por tanto: 9enélope 6arlos es la unión del bien y el mal, lo femenino y masculino, el odio y el amor (en filosofía el 6 es el mal y el 9 el bien). El número 15 (6 + 9) está presente en el erotismo y en el principio del Yin y el Yang.
Y hay más: en discos posteriores M. M. exterioriza su interés por el tarot. Parece que fue influenciado por su gran amigo Alejandro Jodorowsky, artista franco chileno.
La carta número 15 -arcano mayor- representa al Diablo. Este, a su vez, es representado como un ser hermafrodita -que está acompañado de una hembra (a su izquierda) y de un varón (a su derecha)- posee pechos y pene (del mismo modo que la portada de Mechanicals Animals).

Portada del disco Mechanicals Animals (Marilyn Manson).

M. M. se definiría (con anterioridad, y en su tercer disco de estudio Antichrist Superstar – Anticristo Superstar, que por cierto, fue el que le catapultó a la fama) como el Anticristo.

Contraportada del disco Antichrist Superstar (Marilyn Manson).

En el estudio y en la observación se ve claramente el por qué de su estética. Nada queda al azar. Omega equivale a la O y ocupa el número 15.
Marilyn simboliza el glamour, la fragilidad; lo femenino. Lo dulce y sensual. Manson es lo contrario (Charles Manson, asesino en serie y psicópata).
9 es una P dixlésica y 6 una C sin terminar.
9 es la suma del número 27 (el día del concierto cumplí esos años).
M. M. nació el 1 del 5 del 69 (5 de enero, solo que los anglosajones lo escriben al revés).
A buen entendedor…
Aunque me bautizaron como Carolina mi padre hubiera querido ponerme Penélope (como la omega, su origen es griego).
El sacerdote no lo consintió a la hora del bautismo sino llevaba María delante. Mi padre no quiso. Carolina fue aceptado por ser el femenino de Carlos. Por eso tengo este seudónimo. (Todo se relata en mi libro).
En cuando al otro seudónimo (La Anchoíta del Cantábrico) es más simple de explicar. Formo parte de la Policía Nacional y soy cántabra. En los cuerpos policiales los apodos son habituales.
Tengo amistad con el presidente de Cantabria (Miguel Ángel Revilla, quien prologó mi penúltimo libro titulado: Alfonso, el héroe de la lucha interminable). Este hombre hace propaganda de las anchoas, un producto típico de mi tierra. Bien, un compañero me decía: ahí viene La Anchoíta del Cantábrico. Y me lo auto adjudiqué.
El primer seudónimo lo uso en escritos inspirados en M. M. Y en otros depresivos y/o grotescos. El segundo en textos divertidos.
Espero os haya gustado la historia de mis seudónimos.
Finalizo con estas palabras: no creo en las casualidades; sin embargo… Quisiera apuntar algo: M. M. usa lentillas, con ello obtiene disparidad ocular. En mi familia sí se da la heterocromía (nacer con los ojos de diferente color). Mi abuelo paterno tenía un ojo azul y otro verde; y su hija uno verde claro y otro verde oscuro.
Como dijo M. M. en su canción The dope show – El espectáculo narcótico: the cops and queers make good looking models (los travestidos y los polis son atractivos modelos).
Quizá sea cierto.