Cuarta aurora boreal en Islandia. Foto tomada por carolina Olivares Rodríguez.

LA TIERRA DEL FUEGO Y DEL HIELO

Tras las fiestas navideñas del 2018 vuelvo a la carga con energía renovada. Y aquí me tenéis nuevamente, redactando otro artículo viajero (segunda parte dedicada al país insular de Islandia).

Aurora boreal en Tromsø. Noruega. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Como ya comenté en la primera parte, ahora me centraré en las auroras boreales.
Aunque las auroras de Islandia fueron bonitas, personalmente me gustó muchísimo más la única que pude avistar junto a mi marido en Tromsø (Noruega) el 3 de marzo de 2014.
Algo que debes saber acerca de las auroras boreales es que desde la Tierra, salvo que estés en países cercanos al Círculo Polar Ártico o por encima de él, el avistamiento es improbable.
Desde nuestro planeta, además de la aurora boreal o aurora Borealis, también se avista la aurora austral o aurora Australis en el Círculo Polar Antártico o por debajo de él.

¿QUÉ ES UNA AURORA BOREAL?

La aurora boreal o aurora Borealis fue el nombre con el que la bautizó el astrónomo y físico italiano Galileo Galilei en 1619: Aurora por la diosa romana del amanecer y Borealis, de Bóreas, por el dios griego del viento del Norte.
La aurora boreal, designada por algunas gentes como el secreto de las Luces del Norte o la Dama Verde, es el resultado de la interacción de partículas solares —viento solar— con la capa superior de la atmósfera. El sol desprende partículas de mucha energía —iones, protones y electrones— que viajan a ráfagas por el espacio a una velocidad de 320 a 700 kilómetros por segundo y entran en contacto con el campo magnético de la Tierra. Llegar a las capas más altas de la atmósfera les lleva entre 60 y 120 horas. Los polos son los que reciben esta energía. Cuando las partículas entran en contacto con la atmósfera y chocan con sus gases se produce un brillo intenso, creando lo que conocemos como auroras boreales en el Polo Norte y auroras australes o Luces del Sur en el Polo Sur. De aquí el designarlas como auroras polares.
A la aurora boreal se la avista en más países: Canadá, Rusia y en Alaska en Estados Unidos.
Azules y rojizas, predominan las de color verde.

LA MEJOR ÉPOCA DEL AÑO PARA AVISTAR AURORAS EN ISLANDIA

Los mejores meses para avistar auroras boreales en el país son de octubre a febrero.
Para ello se han de dar dos condiciones meteorológicas favorables: durante el día debe haber mucha actividad solar y el cielo tiene que estar despejado de nubes.
Y debes saber que si hace frío la aurora boreal se mostrará más espectacular.

LEYENDAS ACERCA DE LAS AURORAS BOREALES

Póster de la aurora boreal islandesa. Islandia. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez,

Son muchas las leyendas que se han vertido sobre la aurora boreal. En Finlandia la llaman el fuego del zorro. Los zorros que corrían por el ártico golpeaban con la cola la nieve, originando chispas que iluminaban el cielo. Los indígenas del pueblo Sami dicen que son espíritus de antepasados fallecidos violentamente. Los esquimales de Groenlandia consideran que son las almas de los que fallecen cuando suben al cielo. El pueblo de los inuits cree que son el reino donde viven sus familiares fallecidos, si las luces se agitan con rapidez significa que los difuntos están tratando de contactar con los vivos. Y en algunas partes de Estonia afirman que son chorros de agua que expulsan las ballenas.

EXCURSIÓN: EN BUSCA DE UNA AURORA BOREAL

La excursión para avistar auroras boreales se puede contratar vía Internet desde España, en una de las Oficinas de Información de Reikiavik o en la recepción del hotel.
Mi recomendación para cualquier excursión en Islandia, contrátala directamente con personal de tu hotel. Las excursiones de las Oficinas de Información tienen precios desorbitados (esta costaba el triple).
Precio por persona de la excursión que contratamos nosotros: 59 euros.
Algo importante, la aurora es un fenómeno atmosférico y nadie puede garantizar el avistamiento.
La excursión que contratamos nosotros da la posibilidad de salir dos noches a buscarlas. Por tanto, si la primera noche no hay suerte siempre tendrás una segunda oportunidad (con independencia de que ya la hayas avistado la noche anterior).

Carlos y yo avistamos cuatro auroras boreales, tres la primera noche y una la segunda. Aunque debes saber que algunos guías dan por válido ver una línea blanquecina celeste y eso, aun haciendo una fotografía y viéndola en el visor de la cámara de color verde, NO ES UNA AURORA BOREAL COMO DIOS MANDA.
Aquí puede surgir un problema. Y si no contrataste la excursión que incluye una segunda salida TE QUEDARÁS A DOS VELAS.
No te conformes con esa línea leve, no has viajado hasta Islandia para que te vendan gato por liebre.
La aurora es otra cosa, algo mágico y maravilloso.

Seguramente has visto imágenes impactantes de auroras, tanto de las boreales como de las australes. No quiero desilusionarte pero debes saber que esas fotografías tan bonitas han sido retocadas con photoshop.
El ojo humano NO CAPTA LOS COLORES VERDADEROS de las auroras.

LAS CUATRO AURORAS QUE AVISTAMOS EN ISLANDIA

De las cuatro auroras boreales que avistamos solo la última fue mágica y maravillosa.
Por eso, insisto, que no os vendan gato por liebre.
Nosotros, la primera noche, vimos esa línea blanquecina celeste. Después vimos “algo” (“algo” que echándole mucha imaginación era una aurora).
La tercera sí fue una aurora boreal verdadera. Y la cuarta fue increíble.

Tercera aurora boreal en Islandia. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Cuarta aurora boreal en Islandia. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Buscar una aurora es una aventura nocturna, intensa y larga porque la excursión dura entre cinco y seis horas.
Sobre las ocho u ocho y media de la tarde el autobús te recogerá en la puerta del hotel. Y regresarás a las tantas de la madrugada con el cuerpo molino y medio congelado.
El conductor te llevará lejos de la ciudad y de las luces artificiales. Porque donde mejor se avistan las auroras es en zonas despobladas y oscuras.
Cabe la posibilidad de que, tanto el guía como el conductor, paren de repente en medio de ninguna parte porque justo ahí se aviste una aurora. No obstante, cuando paren y manden bajar, ten paciencia.

CONSEJOS PARA REALIZAR LA EXCURSIÓN

Abrígate bien. Ponte ropa térmica; gorro, guantes y bufanda.
Es indispensable llevar una buena cámara fotográfica y un trípode. Las bajas temperaturas en la nocturnidad condicionan la calidad de las fotografías pues desde que aprietas el botón de disparo hasta que la cámara hace la fotografía pasan unos cuarenta segundos. Si no quieres que tus fotos salgan movidas fija bien la cámara al trípode.
Con la cámara del móvil también se sacan buenas fotos.
Cuando la aurora boreal haga acto de presencia disfruta del momento ya que estarás ante un espectáculo inigualable.
Céntrate, del mismo modo que la aurora boreal aparece… Desaparece.
Quizá estés demasiado pendiente de la cámara o de sacar fotos con el móvil. Espero que prestes más atención al espectáculo en directo que al hecho de captar la aurora boreal con las cámaras. Para evitar esto fija la cámara al trípode (si no tienes trípode ponla en una superficie), inclínala hacia arriba y ve dando al botón de disparo.
Ah, no te molestes en hacer vídeos (al menos con el móvil), no se ve nada.

La experiencia de avistar una aurora es mucho más especial si te acompaña la persona que amas. Y ambos, para poder avistar la aurora, necesitaréis que os acompañe la suerte.

SEGUIMIENTO DE AURORAS BOREALES Y POSIBILIDAD DE AVISTAMIENTOS EN TIEMPO REAL

Desde este enlace puedes controlar la posibilidad de avistar auroras boreales.

https://www.vedur.is/

De 1 a 5 la probabilidad más alta de avistamiento es 5.
Nota: desde mi punto de vista la aplicación no es del todo fiable puesto que el segundo día (que fue cuando avistamos la aurora más espectacular) marcaba un 1.

Los que organizan las excursiones para avistar auroras boreales se guían por links de este tipo. Y en el supuesto de que por la noche “las luces no estén encendidas” anulan la salida, reembolsando el precio de la excursión.
De todos modos, no te apures, los organizadores hacen todo lo posible para que nadie se quede sin su aurora boreal.

Por Carolina Olivares Rodríguez.