Atardecer en Sunset Bar. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

UN PARAÍSO EN MALDIVAS

Si quieres evadirte de la realidad, cierra los ojos.
Imagina un lugar… Perdido en el océano Índico
Imagina una isla paradisíaca.
Quizá ese lugar exista. Tal vez sea una isla la llamada Kuredu y esté en Maldivas.

Las Maldivas o República de Maldivas, es un país insular situado al sur del continente asiático. En una cadena doble de 26 atolones se agrupan unas 1.190 islas coralinas, de las cuales apenas doscientas están habitadas.

CIUDAD CAPITAL, IDIOMA Y RELIGIÓN

La capital de Maldivas es Malé.
La lengua oficial es el maldivo.
Religión: la mayoría de la población es musulmana.

¿CUÁL ES LA MEJOR ÉPOCA DEL AÑO PARA VIAJAR AL PAÍS?

Las Maldivas tiene un clima tropical moderado con dos monzones bien diferenciados entre sí:
-Monzón de invierno (seco) de noviembre a abril.
-Monzón de verano (húmedo) de mayo a octubre.
La mejor época para viajar a Maldivas es en los meses del monzón seco.

CÓMO LLEGAR A LA ISLA KUREDU

Tomando como punto de referencia España (concretamente la capital, Madrid) -de primeras- puedes coger un avión desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, vía Doha (Aeropuerto Internacional Hamad en Qatar).

Aeropuerto Internacional Hamad. Doha. Qatar. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Ahí debes coges un segundo avión hasta el Aeropuerto internacional Ibrahim Nassir de Malé.
Nota: el aeropuerto no está en la isla de Malé, sino es una artificial llamada Hulhule o Hulhumalé, al norte del Atolón de Malé.

Hay otras vías aéreas para llegar al país; también puedes visitarlo por mar (crucero).

Ya en Hulhumalé -tras pasar el control de inmigración, de seguridad y recogida de maleta-, el desplazamiento a Isla Kuredu en el Atolón Lhavijani es un bonito y divertido vuelo en hidroavión.

Hidroavión. Sala de espera del hidropuerto de Malé. Isla artificial de Hulhumalé. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Durante cuarenta minutos, aproximadamente, disfrutarás de unas asombrosas vistas que te dejarán boquiabierto.

Vista aérea (desde el hidroavión) de la pista de aterrizaje y despegue del Aeropuerto Internacional de Malé en la isla Hulhumalé. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Los atolones de coral azul verdoso se mostrarán ante ti en formas mágicas; redonditas o alargadas. Algunos están agrupados, otros aislados. Verás islas completas (hoteles) con sus habitaciones o cabañitas, y water houses (casas en el agua). Y distinguirás algún islote deshabitado y bancos de arena.

Vista aérea (desde el hidroavión). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Vista aérea (desde el hidroavión). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Vista aérea (desde el hidroavión). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Vista aérea (desde el hidroavión). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Vista aérea (desde el hidroavión). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Vista aérea (desde el hidroavión). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

ISLA KUREDU

En Kuredu serás -a ritmo de tambores- por una reducida parte del agradable y simpático personal de Kuredu Resort Maldives (régimen, todo incluido).

Welcome 25 years Kuderu Resort Maldives. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Recibimiento al son de tambores. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Dependiendo del tipo de habitación que hayas reservado (cabaña, bungalow o villa), desde la Recepción te trasladarán en un cochecito a una u otra área.
Mi cabaña era una del área Jacuzzi Beach Villas.

Plano de Isla Kuredu (Akiri Bar). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La villa está muy bien equipada. Y tiene un cuarto de baño abierto, con ducha y jacuzzi, para que puedas darte un baño relajante y romántico junto a tu pareja o acompañado de la luz de la luna en plena madrugada.
Isla Kuredu es un destino idílico para ir de luna de miel o de aniversario de bodas.
Pero también puedes ir solo, como hice yo. Como mi marido Carlos no quiso venir…

Carolina en su cabaña/habitación (Jacuzzi Beach Villas). Isla Kuredu. Las Maldivas.

Carolina en Isla Kuredu. Las Maldivas.

Palmera solitaria en la playa de Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

ACTIVIDADES Y EXCURSIONES E INVITACIÓN AL SPA

En Isla Kuredu se pueden hacer tantas y tantas cosas…
Una de las primeras cosas que hice yo al llegar fue recorrerla, bordeándola por la orilla. La caminata completa es de unos 45 minutos.

Las actividades acuáticas son el snorkel, el submarinismo y el windsuf.
Podrás nadar (o bucear) entre bellísimos corales, pececitos de colores; tiburones o mantas.
Si quieres hacer fotografías de la vida y mundo marino en las tiendas de souvenirs de la isla venden cámaras para hacer fotos dentro del agua.
Ojo: cuando te metas en el mar lleva calzado adecuado (escarpines). Y ten cuidado de no cortarte con los corales. Son bellísimos, sí; pero te pueden dejar un recuerdo antiestético en la piel.

Carolina con el equipo básico de snorkel. Isla Kuredu. Las Maldivas.

Pequeño tiburón en la orilla de la playa. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Manta en la orilla de la playa. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Entre otros, la isla cuenta con biblioteca, sala de juegos y varias piscinas.

Entertainment Center, Lending Library. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Ajedrez gigante (Entertainment Center). Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Pool Bar. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Children’s Wading Pool. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

NO TE PONGAS FRONTERAS y contrata una excursión para visitar una isla habitada. Así, además de sumergirte en el fondo acuático y marino del país, te sumergirás en la cultura maldiva.
Yo contraté la excursión Local Island Visits (Isla Naifaru).
Además de visitar Naifaru, divisar delfines y la parte superior de barco hundido, se puede hacer snorkel en las inmediaciones de Komandoo Island Resort & Spa.

Otra excursión interesante es la de visitar una isla desierta. Con ello, le darás un plus más de aventura al viaje y te convertirás en un Robinson Crusoe.

Llegando a Isla Naifaru. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina en Isla Naifaru (no podían negar que estaban en periodo electoral). Las Maldivas.

Water Houses de Isla Komandoo. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina en las aguas próximas a Isla Komandoo. Las Maldivas.

Isla deshabitada en Maldivas.

Isla Kuredu, además, tiene la gentileza de regalarte un crucerito al atardecer.

Sai Kotari. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Crucerito (gentileza de Isla Kuredu). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Crucerito (gentileza de Isla Kuredu). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Crucerito (gentileza de Isla Kuredu). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Crucerito (gentileza de Isla Kuredu). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina de crucerito (gentileza de Isla Kuredu). Las Maldivas.

Crucerito (gentileza de Isla Kuredu). Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

INVITACIÓN AL SPA

Por la estancia Kuredu Resort Maldives hace una invitación a Duniye Spa, donde te harán un masaje de 15 minutos.
El masaje en el spa te dejará… ¡Como nuevo!

GASTRONOMÍA Y CÓCTELES

En Isla Kuredu hay tres restaurantes, tipo buffet, por lo que podrás desayunar, almorzar y cenar donde te apetezca.
Los restaurantes ofrecen gran variedad de arroces, cereales y pasta; ensaladas y vegetales; carne y pescado.
La comida que te sirvas en los platos se puede aderezar con varias salsas (algunas picantes).
Agua, zumos, bebidas refrescantes, cerveza o vino te acompañarán en las horas culinarias.
Prueba los cócteles, sobre todo antes o después de cenar.
Y disfruta de barbacoas en la playa; de cenas privadas y espectáculos nocturnos.

O Resort – Reception (restaurante). Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Main Buffet Restaurant. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Sunset Bar. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Main Buffet Restaurant. Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

ESPECTACULAR PUESTA DE SOL

Al oeste de Kuredu, la isla parece no tener fin. Porque aunque la playa termina en punta se puede caminar y caminar; caminar de forma infinita.
Y caminando te hundirás hasta la cintura para volver a resurgir.
Y sobre los bancos de arena coralina, en la playa o mar dentro, verás el atardecer.

Carolina e Isla Kuredu al fondo. Las Maldivas.

Atardecer en Isla Kuredu. Las Maldivas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Cuando el sol sea devorado por el mar, al fondo, al horizonte, las luces del ocaso pintarán de colores el cielo.
Si podemos conectarnos con la Naturaleza y con Dios, ese en el momento exacto para hacerlo. Y sabrás que te has conectado con el Universo cuando te falten las palabras para describir lo que siente tu corazón.

(El viaje a Isla Kuredu lo realicé en septiembre de 2013.
Con posterioridad –mayo de 2017-, regresaría al exótico país acompañada de mi marido.


Ni Carlos ni yo descartamos regresar a Maldivas).

Por Carolina Olivares Rodríguez.