Fotograma de la película Blancanieves y los siete enanitos.

Como es habitual en Carlitines y en mí, a las cinco de la tarde nos hemos encontrado con nuestro amigo Joan.
Y como siempre, hoy nos ha contado un episodio simpático de su vida, (de cuando tuvo dos videoclubs):
-Un día, por la mañana, vinieron un par de amigos a uno de los videoclubs para alquilar unas películas.
-Joan, han venido unos amigos del pueblo, y como lo más que han visto de una mujer son las cachas, tienen ansia viva por ver una desnuda, aunque sea de mentira-. Me dijo uno de ellos.
-Ah, pues llévate una peli porno, que van a ver mujeres desnudas. Y por si alguno es de la acera de enfrente y lo tiene callado, por el qué dirán, podrán ver también hombres desnudos.
-Joan-. Me dijo el otro amigo .-A mí dame una de dibujos animados, que mi mujer y yo queremos echar un polvete esta tarde, y con los tres críos que tenemos, no hay manera. Así que hemos pensado que les ponemos la película, y mientras ellos ven los dibujos, su madre y yo hacemos lo que va a ver tu amigo, y sus amigos, en la porno.
-Y con la misma, puse las películas encima del mostrador, y mis amigos las cogieron y se fueron.
Pero al día siguiente, el amigo que quería la peli porno, vino contándome así:
-Ay, Joan, mira lo que ha pasado, ché. Puse la película en el salón y me fui a la habitación de matrimonio para echar el polvete. Y cuando terminamos, tanto a mi mujer como a mí, nos extrañó el silencio que había en casa.
-A ver si les ha pasado algo a los niños. Ve al salón, a ver-. Dijo mi mujer.
-Así que me vestí y me fui al salón. Y cuando entré… Ay, Mare de Déu. Estaban los xiquets con la mirada fija en la pantalla del televisor, ¡Ni pestañeaban! Y cuando miré yo… Ay, collons, ¡Los xiquets estaban viendo una película porno! Y dice mi mujer que la culpa la tienes tú.
-¿Yooo? Yo puse las películas encima del mostrador. Fuisteis vosotros quienes os equivocaste al cogerlas-. Le dije.
(Risas).
-Ay, Juanito, me meo contigo-. Dije yo.
-Y digo yo, el otro amigo, en vez de la película porno, se llevó la de dibujos animados-. Dijo Carlos.
-Ah, sí, sí, sí-. Dijo Joan .-Y estuvieron viendo Blancanieves y los siete enanos, en versión porno.
(Risas).