Cubierta del cómic erótico Donde hay pelo hay alegría. Colección TMEO.

Quisiera ser pluma gorda
que tú fueses tintero
y mojar mi brocha
mi brocha gorda de pintor pinturero.

Con pétalos de flores te cubriría
luego después te deshojaría.
Y entre espinas y algarabía
!Ay madre mía lo que te haría!

Llamo a tu puerta y me ignoras
los sonidos del golpe te atontan:
zagala, zagala, más te asustarías
al ver con qué aporreo;
al saber el tamaño de mi meadero.

Me dices que voy desaliñado
que estoy sucio, cochino y desarmado.
Qué sabrás tú de balines o armas
si no entiendes de mandangas ni parrandas.

No te gusta mi bigote,
no te agradan mis calzones.
Me dices: pásate la maquinilla.
Ay muchacha, muchachita
¿Acaso no sabes tú que donde hay pelo hay alegría?

Que cuchilla ni cuchilla
eso es cosa de mariquitas.
No soy yo hombre de tonterías,
menos lo soy de pamplinerías.

Me voy a buscar otra moza
más resuelta, más “sala” y más hermosa.
Vete al carajo con tus manías
que no hay tiempo para andar con tantos chismes y cursilerías.