Muñecos de nieve.

EL CABRERO Y LA CABRA

Viene Carlitines haciéndome así, como se le hace al ganado. Y le digo:
-O eres un cabrero o me tomas a mí por una cabra. O las dos cosas-. Y va el tío, “to” serio, y me dice:
-Las dos cosas.

¡AQUÍ EL QUE MANDA SOY YO!

Carlitines lleva toda la tarde diciendo: aquí el que manda soy yo.
Y yo, harta de que mande tanto, le he dicho:
-Carlitines, di: aquí el que manda soy yo. Y él, con voz firme y convencido, ha dicho:
-¡Aquí el que manda soy yo!
-Vuélvelo a decir-. Y con la misma firmeza y rotundidad ha vuelto a decir:
-¡Aquí el que manda soy yo!-. Entonces le he dicho:
-No lo digas más.
-Vale-. Ha dicho. Pero al momento ha añadido:
-No. Porque entonces la que mandas eres tú.

Pues eso, las cosas claras y el chocolate espeso.

¿SE NOS ROMPIÓ EL AMOR?

Escuchando la canción de Rocío Jurado Se nos rompió el amor, le he preguntado a Carlitines:
-Pocholi, ¿El amor, cuándo se rompe, cuando se usa mucho o cuando no se usa?-. Y él ha contestado:
-Cuando no existe.

PARECE QUE HACE UNA MIQUETA DE FRÍO

Tapado hasta por encima de las narices con una mantuca, recostaduco en el sofá, pues hace bastante frescoreta y Carlitines es muy friolero, le escucho decir algo, entre un rechinar de dientes…
-Carlitines, ¿Te has vuelto tartaja?-. Y bajando la mantuca ha dicho:
-Que tar… Tar… Tartaja ni que o… Ocho cuartos. Tengo más frío que un pe… Perro chico. Como me sal… Salga aguilla de la na… Nariz se me va a conge… Gelar y va a pare… Recer que tengo carámbanos de hie… Hie… Hielo, Caroli… Lineta.

LOS REYES MAGOS Y LOS IDIOMAS

-Este… Carlitines… Tengo una pregunta… ¿Por qué si los Reyes Magos vienen de Oriente, en vez de hablar en chino o en árabe, hablan en castellano y con acento “valenciá”, igual que el “taverní” que se habla aquí, en Tavernes?
-Y yo que sé-. Ha contestado él .-Esta noche la pasas en vela, y cuando vengan, les preguntas. Y así sales de dudas.
-Ah, pues sí, pues sí. Muy buena idea. Qué listo eres, xiquet.

OLA DE FRÍO (enero de 2021)

Dice el noticiero que en España hay una ola de frío. Y sí, sí, debe ser que sí. Porque estábamos Carlitines y yo viendo la tele en el salón, y de repente ha salido -de a saber donde-, un pingüino. Y aquí le tenemos, a nuestra vera.
-Mira qué majo es.
-Sí, majísimo, Carolineta.
-¿Le ponemos un nombre?
-Sí. Filomena.
-Muy buen nombre. Desde luego, no podrá decir que no tiene un nombre acorde a la moda de los tiempos que corren. Pero… ¿Y si es macho?
-Pues Filemón.
-Vale. Pero… ¿Y si tiene hambre…?
-Le damos mortadela.
-O Mortadelo. Y así tenemos a Mortadelo y a Filemón, ¿No?
-Lo que tú digas, cariñet.

MUÑECOS DE NIEVE

Las bajas temperaturas siguen azotando la península. Y aunque en Tavernes hace mucho frío, no ha nevado, como en Madrid y en otras zonas de España.
-Iván (escribí al wasap de mi hijo).
-Dime.
-¿Ha nevado en Alcorcón?
-Sí.
-Pues si sales de casa abrígate bien y ten cuidado en la calle.
-?
-Que tengas cuidado.
-Acabo de ver a dos muñecos de nieve peleándose en la calle.
-¿Cómo?
-XD.
-Me estás vacilando, ¿No?
-“Naaa”.

Hace días una amiga de Zaragoza me mandó una foto muy divertida de dos muñecos de nieve, sentados en las esquinas de un banco. Y viendo la oportunidad de devolverle la vacilada a mi hijo, le mandé la foto al wasap.
-Lol.
-¿Te gusta?
-Sí.
-Están sentados en el banco separados, ¿Sabes por qué?
-¿Por?
-Para no “calentarse”. Ja, ja, ja.
-Ahahaha…

REGALO DE NOCHE DE BODAS

Estamos viendo en la tele imágenes de cuando se casaron José y Carmen Martínez-Bordiú en Santander…
Y José, como es así, muy como es la Carola (pues por algo son cántabros los dos), hablando acerca de cuánta gente había en el lugar cuando se casaron, ha dicho: hay más gente aquí que cuando vino Bustamante.
Y entonces, una periodista le ha preguntado: ¿le vas a regalar algo a Carmen la noche de bodas?
-Un polvete y va que chuta-. Ha respondido Carolineta por él. Y como me la he quedado mirando, así, como pensando, eres un caso perdido, me ha dicho:
-Qué pasa, ¿A ti no te gustó que te regalara yo eso mismo en nuestra noche de bodas? Oye, si no te gustó el regalo… Habérmelo devuelto.
-Pues a ver si es verdad y me lo devuelves.

EL ABOGADO ASCENSORISTA

En la finca de enfrente hay un hombre que el verano pasado nos dijo que es abogado; sin embargo, el coche que lleva tiene un rótulo que dice “ascensores no sé qué”.
-Ahí lo tiene aparcado. Poco trabaja-. Me dice Carlitines, refiriéndose al coche y al abogado.
-Trabajará desde casa-. He dicho yo.
-Sí, pone ascensores telemáticamente.

CUANDO TE ARREGLAN TODO MENOS LO QUE HAY QUE ARREGLAR

Me está escribiendo un amigo, tiene más de 65 años. Dice que el otro día tuvo una cita a ciegas con una mujer, cuatro años más joven.
-¿Y qué tal?-. Pregunta la Carola.
-Dice que regular.
-¿Y eso?
-Pues resulta que se ponen a hablar del sexo, y mi amigo le dice a la mujer: mira, yo de hacer el sexo, nada. Ahora, de hacer cosas en la casa… Si tienes algo roto… Qué sé yo, un grifo… Yo soy un manitas y lo arreglo todo.
-Anda, pues qué bien, ¿No, Carlitines?
-Pues no. Porque la mujer le ha dicho que ella está a pleno rendimiento y que lo único que necesita es que le arreglen el cuerpo.
-Ah. Pues mal vamos así.
-Eso le he dicho yo.

FILOMENA Y HORTENSIA (viernes, 22 de enero de 2021)

Cómo está el mundo-. Le digo a Carlos .-Primero la caloreta, luego la frescoreta; Filomena trajo nieve, lluvia… Y ahora, Hortensia, un poquet de “ventoreta” ¡Aquí ha salido volando hasta una persiana! Y dicen las noticias que esta noche cayó sobre Madrid una bola de fuego.
-Fue anteayer-. Matiza él.
-Sí, bueno. Una bola de fuego, ¿Qué más falta, Carlitines?
-Que nos invadan los marcianos.
-Calla, y no tientes a la suerte.