Vista del amanecer desde el mar Caribe en la República Dominicana. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Distancia es el nombre que me quema el alma
cuando intuyo que te vas lejos de mí.
Distancia es no volver a tenerte a mi lado
por un tiempo que será indeterminado.

Nunca podré dejar de llamarte…
A ti.
Hoy,
solo la oscuridad alumbrará mi pensamiento
cuando intuya que te irás al infinito.

Distancia es el extraño nombre
que hace que mis lágrimas afloren.
Distancia es el dolor que siente mi corazón
porque sabe que estás al otro lado.
Jamás dejes de regar mis flores
al menos, deja que se enamoren…
De ti.

Hoy,
desde la penumbra que me acompaña
te envío un trocito de mi alma.