Panorámica de Bora Bora desde el barco Costa Deliziosa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Martes y miércoles 18 y 19 de febrero de 2020. BORA BORA: LA PERLA DEL PACÍFICO O LA ISLA MÁS ROMÁNTICA DEL MUNDO

(El trayecto desde el barco hasta el muelle es de 5 minutos).

Ciudad principal: Vaitape.
Playa central o playa urbana: Matira (o laguna de Matira), a 7 u 8 kilómetros de Vaitape (veinte minutos por carretera).
Clima: tropical, cálido y húmedo. Temperaturas entre 25 y 30 grados centígrados.

Bora Bora es una isla pequeña -a caballo entre un atolón y una isla alta- sita en el Pacífico Sur que pertenece al archipiélago de la Polinesia Francesa.
Está rodeada de islotes (motus) de arena blanca. Su forma es un tanto peculiar. La peculiaridad se debe a un gigantesco complejo volcánico que con el paso del tiempo ha sufrido un hundimiento progresivo. Tiene una laguna de aguas color turquesa protegida por un arrecife de coral. En el centro se alza el monte Otemanu (volcán inactivo de 727 metros de altura). Otemanu es el punto más alto de la isla.
Bora Bora está entre las diez islas más bonitas del mundo.

Como la escala en Rarotonga se canceló y nos íbamos a quedar un día más en Bora Bora decidimos hacer una “locura”: contactar con un hotel para quedarnos a dormir en una Water House.
La idea fue precipitada porque todo fue precipitado.
Nos habían comunicado que la escala en Islas Cook se cancelaba a las ocho de la noche. Y no fue hasta horas más tarde (seis de la mañana) que pensamos lo del hotel.
Pero para contactar con un resort y poder hacer la reserva necesitábamos tener Internet (y nosotros solo teníamos acceso al wasap y a las redes sociales por haber cogido ese paquete con Costa).
Vía wasap contactamos con Eli, la muchacha de Halcón Viajes con la que reservamos los viajes. Tras contarle, buscó en varios complejos hoteleros. Sin embargo los precios que le daban eran desorbitados. Y nosotros, en un momento dado, podemos hacer una “locura” pero no lanzarnos al vacío con una soga al cuello. Así que pasamos al plan B.
El plan B consistía en desayunar, meter en la mochila lo imprescindible, pero necesario para un día, pasar por recepción a por los pasaportes -los solicitamos media hora antes- y dejar la dirección y el número de teléfono del hotel en el que posiblemente pernoctáramos.
A continuación bajamos al puente 0 y montamos en la lancha salvavidas.
(El ticket numerado que teníamos para salir era el 106. Y salimos con el grupo de los que tenían el 111).

Carlos en la camioneta para ir a Playa Matira. Vaitape. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Nada más llegar al puerto de Vaitape cogimos un transporte para ir a Playa Matira, que es la más bonita de Bora Bora.
El precio fue de 10 dólares (los dos).
Aviso: algunos transportes no son autobuses como tal, sino camionetas. Pero te llevan y te traen con plena seguridad. Es más, cuando estés en la playa los conductores se acercarán a ti para llevarte al barco. Y tú podrás despreocuparte y dedicarte al relax.

En la zona de Matira preguntamos en un par de hoteles. Todos estaban completos.
Como la idea de pasar la noche en Bora Bora nos resultaba muy atractiva y romántica, ya nos daba igual que no hubiera Water Houses disponibles. Si encontrábamos una cabañita o un bungalow de precio razonable, lo reservaríamos.
La recepcionista del segundo hotel nos dijo que probáramos suerte en el Hotel Maitai Polynesia Bora Bora (a diez minutos andando). También nos dijo que no nos demoráramos en reservar pues lo más probable era que no quedaran Water Houses ni bungalows libres.
Viendo que el tiempo apremiaba le pedimos, si por favor, podía contactar telefónicamente con el hotel. Dijo que sí. Llamó. Y como tenían cabañitas libres hicimos la reserva (lo único que tuvimos que hacer es dar nuestros nombres y un apellido).
Tras agradecerle a la recepcionista la gestión fuimos a Playa Matira donde encontramos a Loli y a Sebas, los amigos con los que habíamos apalabrado hacer una excursión en Rarotonga. Estuvimos con ellos y con su grupo de gente. Y caminamos, nadamos en las cálidas aguas, hicimos snorkel. Hay corales y peces grandes, pequeños, transparentes, blancos y de mil colores. Y tomamos es sol:
-Estáis muy morenos-. Dijo un español.
-Sí. Es que nos gusta mucho tomar el sol. Lo nuestro es vicio, lo tomamos hasta de noche.

Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La laguna de Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A la hora y media fuimos andando al hotel. Nos atendieron enseguida, con la misma amabilidad que en los anteriores. Nos preguntaron cual era el apellido. Lo dimos. El check in no es hasta las dos de la tarde, sin embargo la habitación ya estaba lista (faltaban pocos minutos para las doce) y una jovencita muy sonriente nos llevó… ¡A la zona de las Water Houses porque una era la nuestra! La que coincide con mi número favorito: la 15.
Cuando vimos la Water House, “ja me muera”. Qué sorpresa. La sorpresa de nuestra vida. No nos lo creíamos. (Como sería la cosa que habiendo pasado una semana seguíamos sin creerlo).
En la recepción nos dijeron, que en el precio, teníamos incluido el desayuno y dos botellas de agua. También nos dijeron que podíamos beber agua del grifo porque es potable.
Nota: muchos pasajeros del Costa Deliziosa hicieron lo mismo que nosotros (y algún miembro de la tripulación también).
Para algunas personas era una oportunidad única en la vida y no la dejaron escapar. Quizá, en un futuro, se vuelva a presentar… Pero ¿Y si no se presentara jamás?
De todos modos para quién crea que esto es una locura (sin comillas) tengo que decir lo siguiente: esto lo puede hacer la persona de económica holgada. Porque también está “La Élite”, que son los que se bajan del barco y se quedan varias noches en una isla privada y regresan en avión y vuelven a subir en Nueva Zelanda.

Water House. Hotel Maitai Polynesia Bora Bora. Bora Bora. Polinesia. Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Water House número 15. Hotel Maitai Polynesia Bora Bora. Bora Bora. Polinesia Francesa.

Interior de la Water House. Hotel Maitai Polynesia Bora Bora. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Interior de la Water House. Hotel Maitai Polynesia Bora Bora. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Interior de la Water House. Hotel Maitai Polynesia Bora Bora. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A partir de aquí ¿Qué puedo decir?
Lo pasamos muy bien. Disfrutamos de todo, de Matira (donde regresamos por la tarde y a la mañana del día siguiente). También paseamos por la zona de nuestro hotel y por las de los colindantes.

Carlos en Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina en Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Paseando por zonas colindantes del Hotel Maitai Polynesia Bora Bora. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Paseando por zonas colindantes del Hotel Maitai Polynesia Bora Bora. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Panorámica del monte Otemanu desde la laguna de Playa Matira. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la zona de la Water House pudimos nadar en un ambiente intimista. Y desde el balcón contemplamos el atardecer y las estrellas brillantes del firmamento.
Y escuchamos el sonido del mar, y el de la lluvia durante toda la noche.

Atardecer (visto desde el balcón de la Water House del Hotel Maitai Polynesia Bora Bora). Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez

El amanecer nos dio los buenos días. Y una intensa lluvia nos acompañó.

Amanecer (visto desde el balcón de la Water House del Hotel Maitai Polynesia Bora Bora). Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Amanecer (visto desde el balcón de la Water House del Hotel Maitai Polynesia Bora Bora). Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Amanecer (visto desde el balcón de la Water House del Hotel Maitai Polynesia Bora Bora). Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El día no había hecho más que comenzar. Con lluvia o sin ella, teníamos que exprimir las horas en Bora Bora antes de zarpar hacia Nueva Zelanda.
No tardamos en ir a desayunar. Después estuvimos tomando el sol en las tumbonas de la playita del hotel.

Entrada a la recepción del Hotel Maitai Polynesia Bora Bora). Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina y Carlos en la playita del Hotel Maitai Polynesia Bora Bora). Bora Bora. Polinesia Francesa.

El check out es a las 11:00 horas. Al irnos nos regalaron dos collares hechos con conchitas.

VÍDEOS DE LA WATER HOUSE EN BORA BORA

Tras disfrutar de Playa Matina y bañarnos una última vez en la laguna, regresamos en camioneta a Vaitape. Y antes de embarcar al Costa Deliziosa dimos un paseíto por la ciudad.

Grafiti. Puerto de Vaitape. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Vista del monte Otemanu. Vaitape. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Iglesia de Vaitape. Bora Bora. Polinesia Francesa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Cierro el artículo con una galería de fotos de la salida del Costa Deliziosa de Bora Bora.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziciosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

 

Saliendo de Bora Bora (desde el barco Costa Deliziosa). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Atardecer (después de despedirnos de Bora Bora) desde el barco Costa Deliziosa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.