Panorámica de Recife (desde el mirador de la Catedral metropolitana del Santo Salvador del Mundo de Olinda). Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Miércoles, 27 de noviembre de 2019.
EXCURSIÓN A RECIFE, LA VENECIA BRASILEÑA O LA CIUDAD DE LAS AGUAS, Y A OLINDA – GALERÍA DE FOTOS 

La excursión nos enseñaría la ciudad de Recife y el municipio de Olinda.

Uno de los puentes de Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Recife -capital del estado de Pernambuco- es una ciudad de la República Federativa de Brasil.
Recife es la capital más antigua de Brasil. Y fue fundada por los portugueses en 1537.
El origen de su nombre lo encontramos en la palabra portuguesa arrecife.
Arrecife se refiere a una gran barrera rocosa de arena que se extiende por la costa, formando piscinas naturales.
Aunque la guía nos dijo:
-Como la zona estaba llena de guijarros, de ahí el llamarla Recife.

Recife se compone de tres islas: Recife, Boa y Santo Antonio.
Las islas conectan entre sí por varios puentes. Bajo ellos discurren seis ríos. Beberibe y Capibaribe son los principales.

La primera parada la hicimos en la Plaza de la República (Centro Histórico de Recife).
Además de altas palmeras y árboles, la plaza cuenta con una fuente y un conjunto arquitectónico.
Alrededor de la Plaza de la República encontramos el Palacio de Campo de las Princesas o Palacio de Gobierno, el Palacio de Justicia y el Teatro de Santa Isabel.

Estatua de Johann Moritz (gobernador de Brasil, años 1636 – 1644). Plaza de la República. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina con la fuente. Detrás, el Palacio de Justicia. Plaza de la República. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Escultura de Minerva. Plaza de la República. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Escultura de Diana. Detrás, el Teatro de Santa Isabel. Plaza de la República. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Palacio de Campo de las Princesas o Palacio de Gobierno. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la Plaza de la República hay algo más: un baobab.
El baobab es un árbol sagrado en África y el símbolo de Senegal; y algo más. El baobab es el árbol favorito de El Principito (protagonista de la novela más famosa del escritor y aviador francés Antoine de Saint – Exupéry).

Baobab. Plaza de la República. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La segunda parada fue en un lugar que resultó ser interesantísimo: Casa de Cultura (antigua cárcel de Pernambuco).

Uno de los accesos a Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Placa informativa. Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carlos “encerrado” en los aseos. Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina con una Mamá Noel brasileña. Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Casa de Cultura de Pernambuco. Recife. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina intentando coger un paraguas con los colores de la Fantasía. Casa de Cultura. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Después de visitar durante cuarenta y cinco minutos la antigua Casa de Detención (antigua cárcel, Casa de Cultura) nos dirigimos en autobús a Olida.

Palafitos. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Vista de los rascacielos de Recife. En el barco Costa Pacifica. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

De camino observamos cosas desagradables (palafitos y el monumento de un esclavo) y otras agradables (un enorme gallo muy vistoso).
Acerca de los palafitos la guía explicó que desgraciadamente en Recife la desigualdad social aún perdura y que ricos y pobres forman parte de un mismo núcleo urbano, eso sí, bien diferenciados y separados entre sí. Y del contraste, por un lado se alzan lujosos rascacielos, del otro las citadas casas en el agua, la mendicidad; abandono, suciedad…
Del monumento matizó que la postura era la forma en la que morían los esclavos. Ante esto, aun haciendo calor, sentí un escalofrío, y un sentimiento extraño me revolvió por dentro.

Monumento de un esclavo (la postura era la forma en la que morían los esclavos). Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En fin, tal vez haya cosas que de no ser vistas, sean difíciles de explicar e imaginar.
Pero en un país habitado por gentes risueñas no puede faltar el punto divertido. Y en este caso ese punto de diversión lo pone el típico gallo de Recife: el Gallo de la Madrugada (del que no adjunto fotografía debido a que las que pude sacar, salieron movidas).

Al frente, lateral de la Plaza de la República. Recife. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Tercera parada: Olinda, donde visitamos el convento de San Francisco de Olinda (y la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves) y la Catedral metropolitana del Santo Salvador del Mundo de Olinda.Tercera parada: Olinda (a 6 kilómetros de distancia de Recife) donde visitamos el convento de San Francisco de Olinda (y la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves) y la Catedral metropolitana del Santo Salvador del Mundo de Olinda.
Y de igual modo que con el nombre de Recife, ahora os hablaré de la leyenda que originó el de Olinda. Cuando el explorador y noble Duarte Coelho, administrador colonial portugués, primer capitán donatario de la Capitanería de Pernambuco, llegó al lugar donde hoy se asienta el municipio, ante el maravilloso paisaje que observó -colinas con vistas al océano Atlántico- exclamó: ¡Oh, linda!

El pueblo de Olinda fue elevado a ciudad el 12 de marzo de 1537.
Olinda fue declarada Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1982.

Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Letrero informativo del convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Letrero informativo del convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En el convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En el convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En el convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En el convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En el convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En el convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En el convento de San Francisco de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Letrero informativo de la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Catedral metropolitana del Santo Salvador del Mundo de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la Catedral metropolitana del Santo Salvador del Mundo de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En la Catedral metropolitana del Santo Salvador del Mundo de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Sagrado Corazón de Jesús. En el mirador de la Catedral metropolitana del Santo Salvador del Mundo de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Tras la visita a la Catedral metropolitana del Santo Salvador del Mundo de Olinda nos acercamos a un mercado artesanal. En él, aparte de tiendas artesanales, nos recibieron con un baile carnavalesco.

Mercado artesanal. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Mercado artesanal. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En medio de los gigantes está la bandera de Olinda. Mercado artesanal. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Baile carnavalesco. Mercado artesanal. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Antes de regresar al autobús la guía nos llevó a dar un paseo por el Centro Histórico de Olinda.

Museo de Arte Sagrado. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Observatorio Astronómico Alto da Sé. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Pasamos junto al Museu de Arte Sacra de Pernambuco (Museo de Arte Sagrado) Caixa d´Agua (Casa del Agua) y el Observatorio Astronómico Alto da Sé.
Recalcar que en la zona se ven unas vistas extraordinarias.
Los muros protectores de las coloridas casitas están decoradas con máscaras de carnaval y las paredes tienen pinturas. También encontrarás tienditas donde se vende comida y bebida, y lugareños exponiendo su arte con la esperanza de que los turistas lo adquieran y contribuyan con ello con su mermada economía.

Banderas de Brasil y de Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Máscaras de carnaval en los muros protectores de las casitas. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Murales en las paredes de las casitas. Olinda. Pernambuco. Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Vendedores de arte. Olinda. Pernambuco.  Brasil. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

AVISTAMIENTO DE OVNIS

Miércoles, 27 de noviembre de 2019.
-¡Corre, mira, ven! Sal al balcón-. Le he dicho a Carolina.
-¿Qué pasa?-. Ha preguntado ella, entrando.
-Que yo estaba pensando, mirando al mar y buscando la luna allá, arriba, a lo lejos… Y mira mira ¿Las ves? Dos lucecitas rojas.
-¿Y?
-De primeras parecían un avión; pero luego, agudizando la vista, he observado que iba más lento que un avión y que eran dos luces rojas. Y de repente, las luces se han hecho una sola luz, blanca, muy luminosa. Y al verla, a sido cuando te he dicho que vinieras. Después ha desaparecido… Y mira, míralas, están ahí otra vez ¿Las ves?
-Sí.
-Eso es un ovni.
-¡Si hombre, un ovni va a ser eso! A mí no me asustes.
-¿Te asustas?
-Es un decir.
-Ovni significa Objeto Volante No Identificado. Y eso es un objeto que vuela y que no está identificado, al menos por mí.
-Sí, claro. Y en él van extraterrestres.
-Claro.
-Ya ya. Extraterrestres dice. Cualquiera que te oiga… Bendito sea Dios. Y la tarada de la película soy yo.
(Continuará).