Champix (pastillas para dejar de fumar).

Ni champú, ni chimpún, ni Crispín sino Champix.
Sí, Champix. Y yo me pregunto, y así mismo le pregunté a Carlitines: ¿pero quién es el lumbreras que puso Champix a las pastillas esas que ayudan a dejar de fumar?
-Y yo que sé, churri-. Contestó él.
-Hazme caso, tú toma las champix y verás como dejas de fumar-. Le dijo la médica a Carlitines.
Vamos a ver ¿Cómo va a dejar este hombre de fumar con unas pastillas que se llaman igual que el champán que toman los niños? Sí, el Champín.
Otro lumbreras el que llamó Champín al champán “pa” los críos.
Y eso, que dejar de fumar es cosa seria, y el nombre de esas pastillas no es nada serio. Y así ya te digo yo que no van a funcionar. Porque si a este hombre, que fuma como un carretero, y ya de por sí no las tiene todas consigo a la hora de dejar de fumar, no sé yo cómo demonios le van a ayudar las champix. Porque a mí me parece que con un nombre que parece salido del repertorio de los Hermanos Tonetti, que eran paisanucos míos pero bueno, esto ahora no viene al caso, difícilmente van a hacer efecto.
Y ya le he dicho a Carlitines:
-Carlitines, dile a tu médica de mi parte que haga el favor de recetarte otras pastillas para dejar de fumar que tengan un nombre como Dios manda porque me huelo yo que con las champix no dejas de fumar tú, ni en serio ni en broma.
-Bueno, Carola, pues ya se lo diré, que ahora voy a echarme un piti a tu salud.
-Eso, encima cachondeo.