EL PODER Y LA LÍNEA QUE SEPARA EL BIEN DEL MAL

EL PODER Y LA LÍNEA QUE SEPARA EL BIEN DEL MAL

Algunos, cuando se alzan con el poder, creen estar por encima del Bien y del Mal.
Nada más lejos de la realidad.
Porque llegará el tiempo en el que podrán ver la línea invisible que separa los dos conceptos.
Hasta que llegue ese momento -del que nadie podrá escapar- deberíamos escuchar a nuestra voz interior.

Quien cree que maneja, a su antojo, los hilos del mundo para mover a las personas como si fueran piezas de ajedrez, quizá, solo quizá, en otra dimensión, tenga que dar cuentas…
Y tal vez, solo tal vez, se convierta (de forma perpetua) en una de las piezas que manipuló.

EL SECRETO DE GLORIA

EL SECRETO DE GLORIA

Fragmento de la canción Gloria (traducido del italiano al castellano) compuesta por Umberto Tozzi y Giancarlo Bigazzi.

Me llamo Carolina, pero ese no es mi nombre verdadero. Carolina es el nombre que eligieron mis padres para mí; sin embargo, de haber podido elegir, hubiera elegido el de Gloria.

Cuando nacemos nadie nos pregunta: ¿qué nombre quieres tener? Incluso en el vientre materno los padres se debaten entre un nombre u otro; pero ninguno de los dos espera a que el bebé nazca, crezca, hable y tenga una edad en la que pueda, por sí mismo, elegir su nombre.
Eso sería ideal. Pero hasta que pudieras hablar… ¿Cómo se dirigirían a ti tus padres, tus abuelos, los amigos…? Muy fácil: podrían llamarte hijo, nieto, amigo…
De este modo tendríamos nuestros nombres verdaderos.

En mi caso, mi “nombre” no me desagrada (aunque tampoco me gusta).
Y en el punto de la vida en el que me encuentro no veo necesario cambiármelo. No tendría sentido.

Y ahora que conoces mi secreto, si volviera a nacer, por favor, ponme el nombre de Gloria. Para mí es el nombre más bonito del mundo; es el único que hubiera querido tener.
Al menos, dame la oportunidad de elegir.

BAJO EL SOL DEL ÍNDICO

BAJO EL SOL DEL ÍNDICO

Megam FerLó en África.

Y partí rumbo a uno de los rincones del planeta donde más diversidad de vida salvaje puedes encontrar. Un lugar de gran riqueza que no deja indiferente a ningún forastero que lo visite.
Tierra de colores salpicada por acacias y costas de exóticas playas mirando al Índico.
Atardeceres, donde las puestas de sol se convierten en una exhibición de magia, tiñendo el cielo en un sinfín de tonos rojos y violetas en cuestión de minutos, transformando el espacio en un escenario de naturaleza en estado puro.

A altas horas de la madrugada comenzamos el día, hay que estar preparado, la sabana no avisa, es intempestiva. Con un escueto equipaje y la incertidumbre de un nuevo día subimos al jeep para recorrer kilómetros y kilómetros de sabana, acacias de copa plana, baobabs, matorrales y arbustos serpenteando el paisaje árido desfilan ante nuestros ojos. Caminos abruptos, barrizales, charcos, van irrumpiendo el trayecto, el vehículo coge velocidad, el guía no repara en imperfecciones terrestres, si tienes suerte y tu cinturón no está roto, los bandazos y vaivenes en su interior serán mas respetuosos contigo.

Megam FerLó en África.

Hora de levantarse, descapotamos el techo, en apenas segundos, cámaras, prismáticos, móviles, un aluvión de pequeña tecnología ocupa el espacio interior, mientras un viento tosco y arenoso golpea y despeja mi cara, el polvo se posa y se entremezcla en mi pelo, lo enreda, lo enturbia, pero nada importa, solo el tiempo, lento y pesado esperando una señal de la naturaleza para mostrarnos algún espectáculo de magia salvaje.
No faltan los ñus y la cebras con su pijama alegre y chillón, en grandes manadas recorriendo extensas llanuras. De vez en cuando algún ejemplar solitario. De repente un pequeño grupo de avestruces se agolpan en unos metros de explanada arenosa y despejada, el jeep se detiene, momento para contemplar la exhibición de las grandes corredoras. Las mas pesadas dentro de sus compañeras las aves, de enormes alas que cambian la dirección en las carreras. Hasta 70 kilómetros por hora para poder escapar de la muerte depredadora, de potentes patadas capaces de matar a un león. Curiosamente lo machos lucen mejor vestimenta, destacando su plumaje, negro y abundante combinando con el blanco de sus alas y cola. Ellas, mas pequeñas de plumas grises y blancas, ceden discretas el protagonismo a sus compañeros.
Las vemos caminar famélicas, estilosas. Se detienen con pose elegante. Sus ojos altivos y perspicaces nos observan como esperando a terminar nuestro book fotográfico. Tras unos minutos, tímidas y pudorosas continúan su marcha.

Y cierro los ojos, imágenes infinitas, sinuosas, recorren mi mente, donde no existe la prisa, el tiempo se difumina y pierde coherencia, se pone el sol, el horizonte se desdibuja, cae la noche estrellada y limpia al compás de una orquesta, cuyos coros de diminuta fauna, se agolpan desordenados en un sonido blanco que va a acompañando a un sueño profundo y cansado. Así es ella, hermosa, intensa, viva, a veces tierna, a veces violenta… Así es ÁFRICA…

Las seis de la mañana, me despierto en ávida pereza y ásperas ganas de abandonar una cama, infinita y envolvente… Que no se me olvide el protector solar, el relec, el sombrero… Subimos al jeep, un día mas… Un nuevo día…

Megam FerLó.

AMISTAD EN LA DISTANCIA

AMISTAD EN LA DISTANCIA

Panorámica de la ciudad uruguaya de Punta del Este (desde el mar). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A veces es más fácil abrirse a un desconocido.
Los conocidos de años… Caducan. Porque a veces, siempre estuvieron caducos y no les interesamos realmente.
Y es doloroso darse cuenta de ello.
Pero necesario para liberarse, de ellos.

Todo aquel que se pone en tu camino…. Es por algo.
Tiene algo que mostrar; tienes algo que aprender de él, y él de ti.

Es difícil, a día de hoy, encontrar personas, o mejor dicho, seres humanos.
Personas somos todas, pero seres humanos…. Ser ser humano requiere una implicación física (afectiva en este caso) y mental y/o espiritual.

La vida suele poner trampas mortales.
Y te pone frenos a la hora de ser feliz.

No hay que juzgar a nadie. Máxime cuando uno no está libre de ser encadenado por los errores cometidos en el pasado.

La vida es como un libro. Es un tópico, lo sé; pero en verdad.
Las etapas de la vida son como los capítulos. Y cada capítulo te aporta algo.
A veces esos capítulos cuentan historias desgarradoras o trágicas, otras alegres y divertidas.
Todas forman parte de ti. No hay que olvidarlo.

La vida tiene un camino reservado para ti. Y tiene muchas bifurcaciones.
La vida te pone en el camino a la persona que te enseñará una lección primordial.
Pero a veces, estoy tan perdida…
Entonces pienso… Si yo fuera un libro… Ahora… ¿Qué pasaría?

A veces es más fácil abrirse a un desconocido que a quien estuvo desde el principio de los tiempos.
Porque en verdad, jamás estuvo.
Y es doloroso darse cuenta de ello.

Espero que te enganches a mí…
Pues, existir sin pena ni gloria
es equivalente a estar muerto en vida.
Y nadie espera ser una sombra en el mundo de las luces,
incluso cuando estas… Son efímeras.

El día durará tanto tiempo como quieras, amiga mía.
Tal vez.
Pero recuerda que la vida… No durará.
Y mientras, el tic tac te recordará que tu tiempo… Se agota.

(Dedicado e inspirado en Marina). 

HASTA QUE EL TIEMPO ME MANTENGA AQUÍ

HASTA QUE EL TIEMPO ME MANTENGA AQUÍ

Carolina queriendo abrazar al globo terráqueo que hay justo a la entrada del Prater. (Parque de atracciones más antiguo del mundo). Viena. Austria. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

No planifico nada a largo plazo porque ¿Hasta dónde llegará mi futuro?
Prefiero vivir hoy, el presente, que tras decir presente se ha hecho pasado.
Estamos en constante periodo de transición.
Necesitas tiempo. Yo lo sé desde hace años: hoy estás aquí, quizá mañana no.
Yerras viviendo como si fueras inmortal. También cuando piensas que no enfermarás. Desde el instante que el contador de tu vida se pone en funcionamiento con su mudo y sordo tic tac, está restando tiempo de tu existencia carnal.

Reloj Astronómico. Praga. República Checa. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El reloj que marca las horas acaba de hacer tic… Pero ¿Y si no hiciera tac?
Tú no sabes cuando parará.
Con suerte estamos envejeciendo. De no ser así, tal vez algo nefasto ocurrió.
Cada día y cada noche que pasa no volverá.
No debemos olvidar que la vida es una incógnita. Aprovéchala. Exprime las horas, los minutos y segundos. Aprende a discernir, aprende a no perder las oportunidades que se presenten. Y ante la cuestión: qué hubiera sido si hubiese… Procura no quedarte con dudas. Quizá las arrastres de por vida.
Ojalá sepas elegir bien la alternativa, así evitarás sentir arrepentimiento. Para ello ten en cuenta lo siguiente: entre el sí y el no ¿Qué puedes perder? El no siempre lo tienes. Así que para dar la vuelta a la situación atrévete a jugar y apuesta. El que no apuesta no pierde; tampoco ganará.
Cuando la muerte venga a buscarte -desde las tinieblas- para llevarte consigo, será demasiado tarde.
No habrá vuelta atrás.
El mejor juez que hay en tu vida eres tú mismo. Tú debes juzgar tus acciones y actos.
Haz lo que consideres, pero por favor: procura no herir a los demás; procura no hacerte daño a ti mismo.

Pareja de muñecos de trapo enamorados. Bratislava. Eslovaquia. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Personalmente voy a dedicarme a viajar; a cuidar de mi amor y de los míos. Voy a vivir.
Voy a hacer deporte; voy a ir al cine, a conciertos de música, a eventos literarios. Y por supuesto: escribiré y seguiré publicando libros.
Hay que experimentar. Desecha filosofías cuyos propósitos te alejen o impidan llegar a tus objetivos.
A la espera del fin -yo gusto asociarlo al concepto de decadencia- no hay que dar importancia a lo que no importa.
Cuando la muerte venga a mi encuentro no opondré resistencia ¿Para qué hacerlo? Supongo habrá que luchar contra los miedos y dejarse llevar. Y digo supongo porque ¿Acaso hay otra opción?

ALGUNAS PERSONAS… SON TÓXICAS

ALGUNAS PERSONAS… SON TÓXICAS

Pensamiento de la persona tóxica.

Igual que algunas personas sacan lo mejor de ti, otras sacan lo peor.
Igual que quisieras que alguien, en concreto, formase parte de tu vida, también se desea que otros no entren. O peor, porque algunos forman parte de tu vida, muy a tu pesar, y no ves el modo de sacarles de ella.
Cuida de las personas que no deseas perder. No les des una “patada”… Porque quizá, esa “patada”, no tenga marcha atrás.
Quiere a la persona que ocupa tu corazón. No tengas secretos, confiésale incluso lo inconfesable. No tengas miedo: si te ama no te juzgará; menos te abandonará.
Algunos intentan crear fracturas entre los que se aman… Por celos, por envidia. No lo permitas.
Algunas personas… Son tóxicas.
vive tu vida y deja que los demás vivan la suya.
Si hoy, eres una persona tóxica, pon remedio.
Solo me acecha un miedo: que la vida me quite a la persona que amo. Y cuando digo que tengo miedo a que la vida me le quite, me estoy refiriendo a la muerte.
Porque contra ella, ni yo ni nadie puede luchar.