Navegando al amanecer por el canal de Sir Francis Drake en el barco Costa Mágica. Islas Vírgenes Británicas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Son varias las razones que me llevan a dedicar este artículo viajero de las Islas Vírgenes Británicas al canal de Sir Francis Drake. Si como yo quieres vivir esta especial experiencia, presta atención a las instrucciones que encontrarás en el diario de a bordo.
Como ya expliqué en la primera parte este viaje lo hicimos por mar (barco Costa Mágica, crucero Perlas del Caribe, enero de 2014).

A última hora de la tarde, bien en el buzón de tu cabina y/o camarote, o dentro, tendrás a tu disposición un diario de a bordo en papel con la información, entre otras, del próximo puerto.

Navegando al amanecer por el canal de Sir Francis Drake en el barco Costa Mágica. Islas Vírgenes Británicas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

El diario informaba que para llegar a Tórtola -que era nuestro destino- teníamos que atravesar el canal de Sir Francis Drake.
El capitán instaba a los pasajeros a que nos levantáramos temprano (07:00 horas) para que pudiésemos disfrutar del maravilloso espectáculo al amanecer.

Navegando al amanecer por el canal de Sir Francis Drake en el barco Costa Mágica. Islas Vírgenes Británicas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Nota: por la tarde la nave hace el recorrido a la inversa. E igual que la salida del sol, la puesta es maravillosa.

Rodeados de islas, tanto a babor como a estribor, la proa del Costa Mágica avanzaba. Bajo las transparentes aguas del mar Caribe la popa dejaría una estela blanquecina y espumosa…

 

Navegando al amanecer por el canal de Sir Francis Drake en el barco Costa Mágica. Islas Vírgenes Británicas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

… Y a mi mente vinieron los versos del poema Caminante no hay camino de Antonio Machado:

“Caminante son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en el mar”.

La brisa acariciará tu rostro con suavidad y la serenidad te invadirá.
Mientras respiras un aire -apenas contaminado- mira al horizonte. Allá, donde cielo y mar se unen en la línea imaginaria, los tonos azulados te darán los buenos días.

Navegando al amanecer por el canal de Sir Francis Drake en el barco Costa Mágica. Islas Vírgenes Británicas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Lo único que tendrás que hacer es vivir a plenitud el instante y disfrutar de la travesía.
Tras lo expuesto, no hay más que decir.

SIR FRANCIS DRAKE

Quizá te haya asaltado el interrogante: ¿quién es Francis Drake?
Francis Drake fue un explorador inglés, un político y vicealmirante de la Marina Real Inglesa en tiempos del reinado de Isabel I; pero también fue un bucanero que comerció con esclavos.
Dependiendo desde qué prisma se observe este hombre es tildado de héroe o villano.
En épocas pasadas, cuando España e Inglaterra estuvieron “enfrentadas militarmente”, su figura tuvo una doble consideración: mientras que las autoridades españolas le catalogaron de corsario -ya que Francis Drake capitanearía múltiples expediciones dirigidas contra los intereses de España, unas en el propio país, otras en “Las Indias“, que eran los territorios españoles en América– los ingleses honraron y valoraron su labor de piratería. De hecho la reina Isabel I le nombró caballero -sir- en recompensa a los servicios prestados a la Corona de Inglaterra.

Francisco Draque, en castellano y para los españoles, fue una persona ruin y sádica; un ser desprovisto de escrúpulos, y de alma.

EN BUSCA DE LA TUMBA PERDIDA

Tras la muerte de Francis Drake, a causa de la disentería, su cuerpo fue a parar al fondo del mar Caribe.
A día de hoy, arqueólogos británicos buscan sin éxito en las profundidades marinas los restos mortales de quien fuera el primer inglés que dio la vuelta al globo terráqueo navegando. Al parecer el cadáver iba dentro de un ataúd de plomo. Aunque una noticia desmintió el dato anterior: el cuerpo muerto de Drake pudo haber ido dentro de un tonel de uno de los barcos de la flota de Inglaterra, regreso al país de origen, para ser enterrado, tal y como era su voluntad.
La noticia apunta a ser leyenda.

LA ISLA DE NORMAN – LA ISLA DEL TESORO DE STEVENSON

Navegando al amanecer por el canal de Sir Francis Drake en el barco Costa Mágica. Islas Vírgenes Británicas. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Todos, o casi todos, hemos leído La isla del tesoro; pero… ¿Esta isla fue un producto de la imaginación de su autor o existe de verdad?
La isla del tesoro, cuyo título original es Theasure Island, es una novela del escritor escocés Robert Louis Stevenson.

Cuando Robert Louis Stevenson era niño, su tío marinero le contaba historias de los viajes que hizo a la isla de Norman. Con lo cual podemos suponer que esta isla inspiró al novelista para escribir La isla del tesoro y que la isla de Norman es Theasure Island.
Pero… ¿Dónde está? La isla de Norman se ubica en el extremo sur del archipiélago de las Islas Vírgenes Británicas.
Cuando navegues por el canal del pirata Francis Drake saca tu lado más aventurero, y buscando a ambos lados de la borda, intenta averiguar cuál es la que esconde el tesoro llamado Norman.

Por Carolina Olivares Rodríguez.