Al frente, Obelisco en memoria de la liberación del campo. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Ya que estás en Berlín la excursión al campo de concentración de Sachsenhausen es obligatoria.

El campo de concentración de Sachsenhausen se encuentra en la ciudad de Oranienburg (Uraniemburgo) en el estado federal de Bradeburgo, a 35 kilómetros al norte de la capital alemana.

Advertencia: visitar Sachsenhausen NO ES UN EXPERIENCIA AGRADABLE. Te garantizo que in situ te harás una idea de la tragedia que tuvieron que vivir los prisioneros.
El campo de concentración de Sachsenhausen ha pasado a la historia por la brutalidad aplicada y la masacre producida.

TRASLADO: la mejor forma de desplazamiento es en transporte público.
Desde Alexanderplatz salen trenes hasta Oranienburg. El trayecto es ameno y dura 40 minutos.
Al llegar a la estación de Oranienburg te espera una caminata, de unos quince minutos, hasta el punto de información.
Sigue las indicaciones.

HORARIO: cuando Carlos, Iván, Carlitos y yo fuimos a Oranienburg (julio de 2015) la visita al campo de concentración de Sachsenhausen, era en horario interrumpido de mañana y tarde, de 08:30 horas a 18:00 horas.
La entrada es gratuita.

CAMPO DE CONCENTRACIÓN Y CAMPO DE EXTERMINIO (DIFERENCIAS)

El campo de concentración era un tipo de campo de trabajo (FORZADO) que servía para la detención de personas, las cuales estaban hacinadas, carentes de derechos y/o respetos y diariamente eran sometidas a condiciones de vida infrahumanas.
A la llegada a los campos, se seleccionaba y marcaba a las víctimas; se les asignaba un número, se les daba un uniforme. Y comenzaba la deshumanización, convirtiéndoles en “cosas”.

Los primeros campos de concentración se crearon en Alemania en 1933, año en el que el Führer, Adolf Hitler, alcanzó el poder. Fueron organizados por Las Sturmabteilung  (SA o Secciones de Asalto) y La Gestapo (Policía Secreta, Policía Política).

Las Sturmabteilung fueron la primera organización paramilitar del partido nazi.
Estos primeros campos fueron disueltos para ser sustituidos por grandes campos de concentración, los cuales quedaron bajo el exclusivo mando de Las Schutzstaffel.

Las Schutzstaffel (abreviado SS y estilizado con las runas armanen o futharkh armanen ᛋᛋ), cuyo significado es Escuadrón de Protección, fueron una organización militar, policial, política, penitenciaria y de seguridad al servicio del Führer y del NSDAP.

En los campos de concentración se recluyeron un multitudinario número de personas consideradas “enemigas”, por ser contrarias al régimen político. Por tanto, seguidores o simpatizantes del Partido Socialista y el Partido Comunista Alemán fueron detenidos y trasladados a ellos. También judíos, discapacitados, gitanos, homosexuales, rusos, vagabundos… Y Testigos de Jehová.

Finalmente los campos de concentración y trabajo se centralizaron en seis:
DACHAU, construido en 1933 al sur de Alemania.
SACHSENHAUSEN (construido en 1936 por presos de otros campos).
BUCHENWALD, construido en 1937 en Alemania.
FLOSSENBÜRG, construido en 1938 en Alemania.
MAUTHANSEN-GUSEN (campo de los españoles), construido en 1938 en Austria.
RAVENSBRÜCK (exclusivo para mujeres), construido en 1939 al norte de Alemania.

Los campos de exterminio comenzaron a funcionar en 1941, con la clara finalidad de exterminar, EN EL MENOS TIEMPO POSIBLE, LA MAYOR CANTIDAD DE PERSONAS  (INOCENTES).

La idea basada en la supremacía de la raza blanca (aria), hizo creer a los nazis que los alemanes eran superiores al resto, tanto racial como biológicamente. Se sentían especiales, y por ello las demás razas debían ser perseguidas y asesinadas (exterminadas), sobre todo la judía, en la que recayó su odio.

En julio de 1941 se elaboró “La Solución Final de la Cuestión Judía” (holocausto), consistente en la aniquilación de los judíos a través de procedimientos biológicos. Y el 20 de enero de 1942, tras la reunión llevada a cabo en la Casa de la Conferencia de Wannsee, se ultimó el descabellado plan.
Nota: la antigua mansión, sita en el suburbio de Wannsee, en Berlín, fue usada por miembros de las temidas y terribles SS como centro de conferencias entre 1941 y 1945.

En los campos de exterminio los prisioneros vivían en barracones.
Y mientras los inocentes se debatían entre la vida y la muerte -intentando sobrevivir al hambre, al frío, a la falta de higiene y a la enfermedad-, el personal responsable de los campos fue implacable.

RESULTADO FINAL

Los nazis invadieron Europa durante la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945)
Las SS aplicaron métodos de tortura y asesinato, haciendo que la vida de las personas fuera infernal.
La desorbitada cifra de hombres y mujeres asesinados alcanzó los seis millones.

BIENVENIDO AL MUSEUM SACHSENHAUSEN Y AL MEMORIAL (CAMPO DE CONCENTRACIÓN)

El campo de concentración es un museo (Museum Sachsenhausen) y un monumento conmemorativo. (Se inauguró en 1993).
Nota: Sachsenhausen albergó 200.000 prisioneros entre 1935 y 1945. De ellos, unos 30.000 fueron asesinados.

Museo y memorial de Sachsenhausen. Oranienburg. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La entrada principal está fragmentada.
Entramos. Y nos dirigimos al punto de información.

Botella de cristal. Museo y memorial de Sachsenhausen. Oranienburg. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Al entrar me llamó la atención una vitrina que guarda los restos de una botella de cristal de color verde.
La botella, asimismo, guarda una historia.
En la recepción del centro de visitantes alquilamos cuatro audioguías por dos o tres euros, cada una.
La audioguía o audio tour, permite hacer recorridos por libre (te la cuelgas al cuello, selecciones el idioma y podrás escuchas testimonios desgarradores e impactantes, como el de la botella de cristal, que bien merece ser conocida).

HISTORIA DE LA BOTELLA DE CRISTAL

En abril de 2003, mientras se realizaban obras de restauración en el campo, unos operarios encontraron una carta dentro de una botella de cristal.
La carta estaba intacta. Y dice así:

Quiero volver a casa. Estoy en el KZS (campo de concentración de Sachsenhausen) desde el 9 de marzo de 1937. Hoy es 19 de abril de 1944. ¿Cuándo volveré a ver a mi amada en Frechen, Colonia? Sin embargo, mi espíritu sigue intacto. Las cosas deben mejorar pronto. Anton Engermann, nacido el 6 de octubre de 1902.

Anton sobrevivió al campo de concentración. Y murió en 1983.
Quiero pensar que su anhelo de reencontrarse con su amada se hizo realidad.

LAS MARCHAS DE LA MUERTE (LIBERACIÓN DE PRISIONEROS)

De camino a la entrada del campo se encuentra la exposición fotográfica de las “marchas de la muerte”. Las fotografías muestran prisioneros; unos liberados, otros muertos. Están acompañadas de textos, escritos en alemán e inglés.

Muestra de la exposición fotográfica las marchas de la muerte. Museo y memorial de Sachsenhausen. Oranienburg. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En abril de 1945 los miembros de las SS comenzaron a evacuar el campo de concentración (el Ejército Rojo se encontraba en las inmediaciones), enviando a las prisioneros a lo que llamaron “marchas de la muerte”. En ellas muchos fueron ejecutados (fusilados), otros murieron agotados.

Torre A. Museo y memorial de Sachsenhausen. Oranienburg. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La puerta que da acceso al campo de concentración se halla bajo un edificio blanco (Torre A). En la parte superior se observa un reloj, siempre marca la misma hora: las once y ocho minutos de la mañana.
El 22 de abril de 1945, el campo de concentración de Sachsenhausen fue liberado por tropas polacas y soviéticas del Ejército Rojo, a las 11:08 horas.

VISITA AL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE SACHSENHAUSEN

Estamos en la puerta. Y en la reja se ve la leyenda ARBEIT MACHT FREI, que traducida del alemán significa EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES.
¡Dios mío, qué contrariedad!

Iván y Carlitos en la puerta con la leyenda ARBEIT MACHT FREI (EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES). Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Una vez en el interior se aprecia que el campo es de arquitectura panóptica (tipo de arquitectura carcelaria de máxima seguridad).

Torre de vigilancia. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Nota: el término panóptico, para describir el control en las prisiones, facilita la vigilancia y la sensación de ser vigilado.
La arquitectura panóptica del campo de concentración de Sachsenhausen infundía en los reos la sensación de Terror Total.

Nada más cruzar la puerta nos recibe la Appellplatz (patio de revista o patio de formación). La plaza o patio era el lugar donde se hacía el recuento de los prisioneros, tanto al inicio como al final de la dura y extenuante jornada de trabajo.
Tras el recuento, los prisioneros podían ir a sus barracones.
Os recuerdo que al trabajo forzado había que sumar las humillaciones y las torturas.
A partir de 1936 en la Appellplatz los miembros de la SS realizaron ejecuciones públicas.
Como bien se puede deducir la leyenda EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES fue lo más opuesto a la realidad. Porque la meta del trabajo en los campos no llevaba a la libertad, sino a la muerte.

OBELISCO EN MEMORIA DE LA LIBERACIÓN DEL CAMPO

Al frente de donde nos encontramos se alza un obelisco. Lo erigió la Unión Soviética en 1961, en memoria de la liberación del campo. Tiene 18 triángulos de color rojo (en recuerdo al color que se asignaba a los presos políticos).
Bajo el obelisco hay un monumento: representa a un soldado soviético liberando a dos prisioneros.
Ese mismo año (1961) el campo fue declarado lugar de interés nacional y de recuerdo.

ZONA NEUTRAL

Junto al muro fronterizo se observa la Zona Neutral. Cuenta con una alambrada de púas, que a veces estaba electrificada. Si los prisioneros la cruzaban eran fusilados.
Durante un tiempo los prisioneros la pisaban, a propósito, con el fin de ser “liberados”, pues concluida la vida, concluía su sufrimiento.
Sin embargo, cuando los nazis se dieron cuenta, en vez de matarles, les torturaban.

Zona Neutral. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

BARRACONES Y CELDAS DE CASTIGO

Los barracones se reparten por el campo. También hay celdas de castigo.

Barracones. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Entrar en un barracón y verlo por dentro… La sensación que produce… Creo que es lo más parecido a visitar el infierno.
Mi familia y yo entramos en varios barracones.
En los barracones vimos mesas, asientos, armarios, camas, literas de madera (donde dormían tres personas); aseos, letrinas y sanitarios (compartidos).

Mesas, asientos y armarios de madera (interior de un barracón). Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Cama de madera (interior de un barracón). Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Literas de madera (interior de un barracón). Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Aseos y letrinas (interior de un barracón). Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Sanitarios (interior de un barracón). Campo de concentración de Sahsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

La visión de los barracones es horrible; pero aún nos quedaba ver lo peor.

Algunos barracones son como pequeños museos. Dentro pudimos ver: documentos, fotografías, listados con nombres, planos, periódicos y recortes de prensa; la estrella distintiva para prisioneros judíos, uniformes de prisioneros (“pijamas a rayas”), trajes militares… Dibujos donde se ven los castigos y torturas que se aplicaban; diversos objetos (por ejemplo, suelas desgastadas de zapatos), instrumentos musicales…

Listados de personas. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Uniforme de prisionero. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Dibujo que muestra un castigo. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Dibujos que muestran torturas, castigos y humillaciones. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Instrumento musical. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Pero como bien he dicho, aún nos quedaba ver lo peor, lo más espeluznante. Y lo peor y lo más espeluznante era:
Barraca de ejecuciones (fusilamientos).

Barraca de ejecuciones (fusilamientos). Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Zona de selección.
Cámara de gas.  

Cámara de gas. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Cámara de gas. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Crematorio.

Restos de hornos crematorios. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

No olvidemos que en el campo de concentración de Sachsenhausen algunos prisioneros fueron fusilados nada más llegar y muchos más fueron asesinados en las cámaras de gas.

LA GARRUCHA

Maderos donde se aplicaba La Garrucha. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez,

Si hablamos del campo de concentración de Sachsenhausen no podemos omitir uno de los peores métodos de tortura: La Garrucha (véase el segundo dibujo).
La Garrucha consistía en colgar al preso, públicamente, de espaldas a un madero, sujeto por las muñecas. La agonía se podía prolongar hasta la muerte.
(Según el testimonio real oído con la audioguía, la incómoda postura provocaba un dolor tremendamente insoportable).

Otra importante tortura (o castigo) consistía en azotar al prisionero en la zona lumbar. Cuando los golpes eran demasiado brutales provocaban que los riñones reventaran (véase el primer y segundo dibujo).

E igual que sucedía con La Garrucha, también públicamente, se ahorcaba al detenido que intentaba fugarse.

SALA DE AUTOPSIAS Y PRUEBAS MÉDICAS (ENFERMERÍA)  

En todos los campos -de concentración y de exterminio-, se llevaron a cabo crímenes y experimentos médicos peligrosos con los prisioneros, niños y adultos, en contra de su voluntad.
Estos son algunos de ellos:
-Esterilización de homosexuales, judíos y gitanos.
-Experimentos para medir la capacidad de un soldado en el campo de batalla, bajo condiciones climáticas extremas.
-Inyección en personas sanas de bacterias y virus.
-Experimentos médicos con enfermos (sin anestesia).
(Si alquilas una audioguía oirás historias aterradoras, algunas protagonizadas por niños).

Nota final: las fotografías, aun impactantes, no pueden trasmitir lo que se siente al visitar estos lugares, sobre todo la cámara de gas, el crematorio y la enfermería.

Camilla en la enfermería. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

MONUMENTO EN MEMORIA A LAS VÍCTIMAS DEL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE SACHSENHAUSEN

El monumento se encuentra en la Estación Z. Y tal y como indica su nombre se construyó en memoria de todos los prisioneros del campo.

En él se lee la reflexión:

“Y sé una cosa más – que la Europa del futuro no puede existir sin conmemorar a todos aquellos, independientemente de su nacionalidad, que fueron asesinados en ese momento con total desprecio y odio, que fueron torturados hasta la muerte, muertos de hambre, gaseados, incinerados y ahorcados…”

Andrzej Szczypiorski
Prisionero del Campo de Concentración de Sachsenhausen, 1995

Monumento en memoria a las víctimas del campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Reflexión de Andrzej Szczypiorski. Monumento en memoria a las víctimas del campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

DEJA UN MENSAJE DE PAZ

Mensaje escrito por Carlos. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En el campo de concentración de Sachsenhausen hay hojas en blanco para que los visitantes dejen un mensaje.
Yo no escribí ningún mensaje; pero mi marido Carlos, Iván y Carlitos sí dejaron mensajes.
Este es el mensaje que escribió y firmó mi marido:

Impresionante terror el que se tuvo que vivir, el ser humano no aprende de sus errores y olvida la historia, deseo que este horror no vuelva a producirse, todos somos iguales.
Carlos 26/07/2015, Madrid, España

Por lo que a mí respecta, todo lo que sentí durante la visita al campo lo resumo en una sola palabra: incomprensión.

CURIOSIDAD: FALSIFICACIÓN DE LIBRAS BRITÁNICAS Y DÓLARES ESTADOUNIDENSES

En el campo de concentración de Sachsenhausen se llevaron a cabo operaciones de falsificación de moneda, con prisioneros judíos, con el fin de colapsar las economías.

La historia de las operaciones se puede ver en la película Die Fälscher (Los falsificadores).
El film fue dirigido por el director de cine austriaco Stefan Ruzowitzky.
Año de estreno: 2007.
Fecha de estreno en España: 14 de marzo de 2008.

Uniforme militar de los nazis. Campo de concentración de Sachsenhausen. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Fuera del campo de concentración verás estatuas y placas, son homenajes a los asesinados.
Pasea… Ve despacio.
La música te acompañará…

No te dejes llevar por el odio ni por el rencor.
Recorre el lugar… Respira…

Museo y memorial de Sachsenhausen. Oranienburg. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Museo y memorial de Sachsenhausen. Oranienburg. Alemania. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Museo y memorial de Sachsenhausen. Oranienburg. Alemania. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

DE NUEVO EN BERLÍN

Si todavía tienes tiempo, dedícaselo a la capital de Alemania.
La sinagoga, museos, parques…
En la ciudad hay mucho por descubrir.

DÓNDE ALOJARSE

Como toda gran ciudad, la oferta hotelera es considerable.
Nosotros optamos por alojarnos en Hotel Try Berlin Mitte.

QUÉ COMER Y BEBER (PEQUEÑA MUESTRA CULINARIA)

Si hablamos de carne, uno de los platos típicos es el Eisbein, consistente en codillo de cerdo en salmuera con col agria y puré de guisantes.
Los pescados están muy presentes en la gastronomía berlinesa. Cocinan la angula verde, el lucio y la perca; y los suelen rociar con cerveza…
Porque si algo beben los alemanes es cerveza. La autóctona de la ciudad de Berlín es la cerveza Berliner Weisse.
Y para finalizar, demos un dulce mordisco a una riquísima berlina.

Por Carolina Olivares Rodríguez.