Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

ANSE SOURCE D´ARGENT: LA PLAYA MÁS BONITA DEL MUNDO

Emprende la aventura y prepárate para pisar la playa considerada la más bonita del mundo: se llama Anse Source D´Argent y está en La Digue.
Sin más dilación: un, dos, tres, viajeros (o cruceristas) ¡Vamos allá!

Carlos, Carlitos e Iván a punto de subir en el ferry para ir a La Digue. Puerto de Victoria. Isla de Mahé. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Tras levantarnos, una vez aseados y desayunados, toca bajar a puerto.
Antes de narrarte nuestra aventura es imprescindible que sepas que, desde la isla de Mahé hasta La Digue, puedes ir tanto en avión como en barco. (Nosotros fuimos por mar).
Dirígete al puerto de la ciudad de Victoria (andando o en taxi) y ve a la oficina llamada Cat Cocos. Hay muchas oficinas que realizan los desplazamientos. Nosotros fuimos directamente a esta porque me la había recomendado Elena, una gran amiga que tengo residiendo en Zaragoza.
En taquilla podrás comprar los billetes, tanto para la ida como para la vuelta.
Recuerda: solo admiten moneda local.
Hay dos modalidades para adquirirlos: en ventanilla el mismo día o haberlos comprado anteriormente por Internet. Si los compraste desde España -de forma virtual- deberás llevarlos impresos en papel y canjearlos allí.
Nosotros los compramos en la oficina. Y fue todo un acierto. Viendo el tiempo y como llovía…
En los días que estuvimos en Victoria esperamos ver amanecer uno más o menos despejado. Con esta modalidad de compra/venta has de tener en cuenta la disponibilidad (podrían estar agotados). No obstante, cuanto más viajes por lo ancho y largo del mundo, más experto te harás.
Con los billetes de ida y vuelta accedimos al ferry.

DURACIÓN DEL TRAYECTO: VICTORIA – ISLA DE LA DIGUE

El desplazamiento por mar desde el puerto de Victoria hasta el de La Digue dura dos horas.
Este fue el nuestro:
Trayecto de ida: puerto de Victoria – puerto de La Digue.
Trayecto de vuelta: puerto de La Digue – puerto de Praslin – puerto de Victoria.

Recomendación: cuidado aquí, la embarcación se mueve bastante. Sé precavido y evita que esto te agüe la fiesta. Si eres propenso a sufrir mareos, tómate una pastilla para prevenirlos. Las venden en las farmacias y/o parafarmacias.
Nota: algunas navieras las expenden de forma gratuita.

ESCALA EN LA ISLA PRASLIN

Carlos preparándose para tumbarse mientras los niños duermen la siesta en la calita de Praslin. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Isla Praslin. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A la vuelta el barco paró en Praslin. Y estuvimos en esta isla alrededor de hora y media. Las playas más cercanas al puerto están a 5 o 6 kilómetros de distancia, y allí mismo hay una pequeña cala. Dependiendo de lo que quieras hacer podrás desplazarte en taxi hasta zonas playeras o quedarte a descansar en la calita.
En Praslin hay mucho que ver; sin embargo nosotros apenas tuvimos tiempo. En otra ocasión será.

LA DIGUE

En la vida todo llega. Y tú acabas de llegar al destino soñado: La Digue.

Letrero con el plano de la isla. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Mi familia y yo fuimos contra reloj; el tiempo del que disponíamos era reducido (un par de horas).
Del puerto a nuestro objetivo final (Anse Source D´Argent) hay un kilómetro y medio.
Llegar a la famosa playa no tiene pérdida, el camino está bien señalizado.

Letreros informativos. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Letrero informativo, Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

En La Digue no hay coches ya que la circulación está prohibida. Podrás llegar a la playa paseando, en bicicleta o en carro tirado por bueyes. Las bici y los carros son de alquiler. Del servicio y precio te informarán allí. (Nosotros hicimos el recorrido a pie).

PEQUEÑO SECRETO

Antes de seguir os contaré un secretito: el acceso a Anse Source D´Argent no es gratuito sin embargo… Hay un truco para llegar a ella sin pagar. Nosotros pagamos; pero aun así os comento.
Cuando estés en camino te darás de bruces con el helipuerto. Si no quieres pagar, rodéalo por la derecha y ve a la playa. Ahí tendrás que cruzar, metiéndote en el agua. Si el agua te cubriera hasta la cintura, no te asustes; no es peligroso.
En pocos minutos estarás en Anse Source D´Argent.
Consejo: si te arriesgas y haces la trampa, lleva calzado apropiado. Vas a tener que andar entre trozos de corral y podrías cortarte en pies y piernas.

Al pisar la arena comprobarás que los parajes de ensueño son reales.

Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Allí, la naturaleza del planeta Tierra hizo una conjunción perfecta de mar y vegetación. Aguas transparentes y arenas blancas se mimetizan con colosales piedras y y hermosas palmeras.

Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Porque lo que -por encima de todo- destaca en Anse Source D´Argent son las singulares rocas que la decoran. Rocas que parecen estar hechas de cartón piedra.

Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Carolina en Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

Tu imaginación podría desbordarse y, al escrutarlas, quizá veas en sus formas “otras formas”. Yo vi estrellas, corolas de flores, garras de animales felinos, tentáculos de pulpo.
Andar entre estas gigantes piedras fue como estar jugando al juego de adivinar figuras en el cielo. Eso sí, allí se invertían las reglas, pues en vez de dirigir la mirada hacia arriba había que dirigirla al suelo y sustituir las nubes por rocas.

Carolina, Carlos, Carlitos e Iván en Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles.

Al no estar masificada podrás pasear por ella tranquilamente. El estrés que pudieras llevar se desvanecerá, dando paso a un estado de absoluta paz.
Eres una persona privilegiada: si el Edén existe, está en Seychelles.
Y si tú has ido a Anse Source D´Argent en La Digue, has estado en él.

Iván en Anse Source D´Argent. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Túmbate en la arena y deja que los rayos de sol te acaricien el rostro y la piel de tu cuerpo. (No quisiera romper un momento tan mágico pero ojo: no olvides untarte con crema solar de alta protección).
Zambúllete en sus aguas color turquesa. Nada y practica snorkel. Busca coloridos peces en los arrecifes de coral.
Dentro o fuera del mar, te espera todo un universo por descubrir.
Nota: Anse Source D´Argent es una de las más fotografiadas del mundo. También una de la más demandada a la hora de rodar anuncios y sport publicitarios.

Los alrededores de esta paradisíaca playa están poblados de plantaciones de cocoteros y vainilla.

Plantaciones de cocoteros y vainilla. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

A la derecha -yendo hacia la salida- hay una colonia de enormes tortugas. Acarícialas y darles de comer. Será una experiencia inolvidable.

Carolina acariciando y dando de comer a una tortuga. La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carlos Llorente Peláez.

A las horas, cuando estés de nuevo en el barco, tal vez anheles trasladarte mentalmente a esta emblemática playa.
Pero tú ya la has visitado.
Y siempre podrás regresar a ella a través de los recuerdos que guardas en el corazón.

La Digue. Seychelles. Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Por Carolina Olivares Rodríguez.