A VER CÓMO COGEMOS AL VERBO COGER

La forma en la que el ser humano ha creado, desarrollado e inventado diferentes modos para comunicarse resulta prodigioso. Sí, en serio, lo es y mucho. Aunque el ser humano resulta algo más: es ingenioso. Ahora bien, llegados a este punto, y, antes de continuar, he...

leer más

AÑORANZAS DE JUVENTUD AL ESTILO RURAL

Ahora ya no, la verdad. Porque estoy muy mayor y ya “paqué” pero de mozo... Me caguen ¡No se me escapa ni una chavala! Actualmente vivo en Madrid aunque soy más de pueblo que las bellotas. Todavía es el día de hoy que me pongo la boina a rosca. En busca de porvenir...

leer más

CUANTO ME CANSO EN EL TRABAJO

Hace años mis padres me llevaron a visitar un museo de arte contemporáneo pero no me acuerdo del nombre. Tampoco recuerdo como se llamaban los afamados pintores que pintaron los cientos de cuadros que decoraban las paredes del pasillo central y el de las adyacentes,...

leer más

VERANO, SOL Y CALOR

Para verme morenita me puse a tomar el sol y más que coger colorcillo ¡casi me da una insolación! Morena no sé si estaré ahora, quemada... Más que el palo de un churrero. Y es que si me descuido me confunden con carbón de lo negra que me he puesto. Y aquí sigo...

leer más

A lo “13 Rue del Percebe”

Desde que comenzara a trabajar en la portería de uno de los edificios más antiguos de mi barrio no imagináis el cambio que ha dado mi vida. Antes me pasaba los días muerto de asco, a la espera del trabajito que me sacara de la miseria. Y llegó, llegó (el trabajito,...

leer más

No tengo perdón

(Relato ideal para ser leído a la hora de la cena). Resulta que hará como cosa de unas tres o cuatro semanas que recibí una llamada telefónica de una tía abuela que tengo viviendo en un pueblo de la meseta, en Castilla, por la zona de Covarrubias. Hacía tiempo que no...

leer más

De cómo me partí de risa y no morí en el intento de chiripa

Ayer, tras salir del cine de ver la última película de Dinosaurios... Bueno, bueno, bueno... Iba con mi hijo Iván y su amigo Koby... Pues no vamos a entrar a la sala y va Iván y se tira un eructo... Mira, la sala si no retumbó fue de puro milagro. Estaba abarrotada de...

leer más

“Hase” el “favó” de abrirme la puerta

-Toc, toc, toc-. Llamaron unos nudillos con insistencia. -¿Sí? ¿Quién llama? -“Hase” el “favó” de abrirme la puerta, que soy yo, el pecador de la pradera. -¿Pecador?-. Preguntó extrañada la persona que custodiaba la puerta-. Perdone usted, pero no le voy a poder...

leer más