A lo “13 Rue del Percebe”

Desde que comenzara a trabajar en la portería de uno de los edificios más antiguos de mi barrio no imagináis el cambio que ha dado mi vida. Antes me pasaba los días muerto de asco, a la espera del trabajito que me sacara de la miseria. Y llegó, llegó (el trabajito,...

leer más

De como la Anchoíta del Cantábrico se fue en busca de aventuras

  Había una vez, allá por los mares del Cantábrico, una anchoa llamada Anchoíta que decidió dejar su mundo y partir en busca de una nueva vida. Y fue así como una madrugada, preparó un hatillo pequeñito, no sin antes dejar anotadas las palabras: aquí os quedáis, que...

leer más

No tengo perdón

(Relato ideal para ser leído a la hora de la cena). Resulta que hará como cosa de unas tres o cuatro semanas que recibí una llamada telefónica de una tía abuela que tengo viviendo en un pueblo de la meseta, en Castilla, por la zona de Covarrubias. Hacía tiempo que no...

leer más

De cómo me partí de risa y no morí en el intento de chiripa

Ayer, tras salir del cine de ver la última película de Dinosaurios... Bueno, bueno, bueno... Iba con mi hijo Iván y su amigo Koby... Pues no vamos a entrar a la sala y va Iván y se tira un eructo... Mira, la sala si no retumbó fue de puro milagro. Estaba abarrotada de...

leer más

Halitosis

Esta mañana he estado leyendo acerca de un tema, que personalmente, me preocupa más que ir bien peinada (siempre y cuando mi cuero cabelludo y pelo esté limpio). La cuestión que ocupa mi pensamiento nada más levantarme, todos los días de mi vida, o uno de los primeros...

leer más

A ver cómo cogemos al verbo coger

La forma en la que el ser humano ha creado, desarrollado e inventado diferentes modos para comunicarse resulta prodigioso. Sí, en serio, lo es y mucho. Aunque el ser humano resulta algo más: es ingenioso. Ahora bien, llegados a este punto, y, antes de continuar, he...

leer más

A choto hueles tú

Bueno, a ver. Digo yo que cuando uno se levanta de la cama, por la mañana, después de haber estado toda la noche durmiendo y sudando, luego toda la habitación tiene así, como un olorcillo raro. A ver, si estás allí, con la ventana cerrada y, después de unas cuantas...

leer más

“Hase” el “favó” de abrirme la puerta

-Toc, toc, toc-. Llamaron unos nudillos con insistencia. -¿Sí? ¿Quién llama? -“Hase” el “favó” de abrirme la puerta, que soy yo, el pecador de la pradera. -¿Pecador?-. Preguntó extrañada la persona que custodiaba la puerta-. Perdone usted, pero no le voy a poder...

leer más

Porque hay que vivir la vida

Mis amigas y yo, tras la jubilación, decidimos apuntarnos al gimnasio. Ahora sí que sí disponíamos de todo el tiempo del mundo y ya no vivíamos agobiadas ni sometidas a estrictos horarios. Los hijos estaban emancipados, y nuestros maridos... Bueno, por ahí andaban,...

leer más

Verano, sol y calor

Para verme morenita me puse a tomar el sol. Y más que coger colorcillo casi me da una insolación. Morena, no sé si estaré ahora... Quemada más que el palo de un churrero. Y es que si me descuido me confunden con carbón de lo negra que me he puesto. Y aquí sigo...

leer más

El poema que la anchoíta del cantábrico compuso al calor

Qué alguien apague el sol, por amor de Dios ¡Que estos sofocantes calores que están haciendo van a quemarme viva! No se duerme ni de noche ni de día... ...De noche y de día... Vagando por ahí... (Uy la leche ¡Pues no voy y me pongo a cantar gitanadas! Si es que os lo...

leer más

Momento crítico o amago de romanticismo

Pero vamos a ver ¿A quién se le ocurre hacerse una foto “to” sexy junto al water... Y el water resulta que tiene, en la fotografía que va el tío y te manda, la tapadera abierta? Pues miren ustedes, se les ocurre, se les ocurre, a muchos hombres. Yo creo que si no...

leer más