Marilyn Manson

Hoy leí: estoy triste porque no tienes tiempo para mí. Curiosidades de la vida lo siento del revés: soy yo quien está triste al ver que el que no tiene tiempo para dedicarme eres tú.

Hoy escuché: no me quieres porque si me quisieras tendrías necesidad de mí; sin embargo, desde hace tiempo un interrogante me acecha: ¿me necesitan porque me quieren o me quieren porque me necesitan?

Hoy vi: gente vivir muerta en vida, mientras otros -decrépitos y moribundos- se aferran a pequeños brotes de esperanza y se ilusionan con ellos.

Ayer escribí, libros con la única intención de que fueran leídos solamente por ti. Y descubrí, que mis sueños no pueden hacerse realidad, ni siquiera cuando sueño despierta.

Mañana reposaré entre flores marchitas después de que mi alma le diga adiós a la tierra que la cobijó.

Hoy me ahogo sin encontrar respuestas a las preguntas que formulo.
Ahora me angustio, consumida en odio, envidia, celos… Martirio.

En la última hora volaré junto a todos los muñecos rotos que jugaron conmigo en la niñez. Y dejaré por siempre olvidados en el rincón del recuerdo los ratos de placer y dolor que pasamos juntos.

Podría escribir y leer para ti; pero al ignorado la ignorancia le daña igual que si le clavaran mil cuchillos de acero en el alma.

Quizá pudiera expresar de mil formas y colores lo que siente mi corazón. Sin embargo mi pluma y mi tintero se han secado al comprobar que mi tiempo se agota.

(Dedicado a las personas emotivas, a los sensibles; a los frágiles y románticos. A los que no saben si aman u odian; a los que se sienten entre la espada y la pared y a los que no distinguen el bien del mal. A los que sufren cuando son felices y a los que son capaces de sonreír aun siendo torturados.
Inspirado en Marilyn Manson).