Panorámica de la ciudad brasileña de Río de Janeiro (desde el mar). Foto tomada por Carolina Olivares Rodríguez.

Del mismo modo que nos encontramos
tuvimos que separarnos.
Los nuevos amigos que vienen con el viento solo para traer alegría
ocuparán un destacado lugar en tu corazón.

Del mismo modo que nos encontramos
tuvimos que separamos.
Y ahora, amigo ¿Cuándo volveremos a vernos?
Porque aun habitando en un mismo planeta
cada cual lo hace en un rincón distinto.

Los nuevos amigos que traen consigo el olor de la brisa marina…
Qué bonito fue congeniar; y compartir.
No siempre es fácil.
Lo pasamos tan bien, divirtiéndonos
y aportándonos cosas nuevas todos a todos…
Incluso a veces camuflando nuestras penas internas con ruidosas risas.
Porque la vida, es bien puta
y te pone la felicidad… Y al instante te la quita.

Del mismo modo que te encontré
tuve que separarme de ti…
Y ahora… ¿Cuándo te volveré a ver?

(Dedicado e inspirado a Jorge, Marina, Francisco y Eduardo).

El amor es egoísta
sobre todo el de pareja.
Porque el que ama, desea a toda costa estar con la persona amada,
incluso a expensas de que el otro sufra por no sentir lo mismo.