Portada del disco Under the iron sea de la banda inglesa de rock alternativo Keane.

Una parte de mí se esconde tras las esquinas, en los rincones de las sombras que otros proyectan.
A veces me siento un ser despreciado, un villano. Y siento vergüenza sin saber por qué.
Las dudas me acechan del mismo modo que -tímidamente, movido por mi curiosidad- yo te acecho a ti. Lo hago porque… Ya nada distrae mi alma. Entonces me asalta la pregunta: ¿acaso habré cometido un acto delictivo?
Esa es una parte de mí; pero hay otra. Ambas distan tanto de sí que creo ser dos personas en una sola.
¡Soy tan antagonista! Quiero vivir, volar; ser libre. Quiero pasear por la orilla de la playa; que la brisa del mar juegue con mis cabellos y que el vuelo de las gaviotas me envuelva mágicamente. Quiero cerrar los ojos y soñar que el agua salada del océano me llevará entre sus olas, lejos, muy lejos.
Quiero escapar del mundo que me ahoga; y anhelo que me ahogue el mar. Bajo su mundo imagino otra existencia entre corales.
Allá, en las barreras; en la frontera de los arrecifes, incluso más allá. En las profundidades de las fosas marinas: ¿existirá otra vida para mí? ¿Otra distinta a esta?
Aquí no tengo paz, mi mente está perturbada. En cualquier momento lo mandaré todo a los infiernos porque es la única manera que tengo de poder alcanzar el paraíso. El paraíso… ¿Dónde estás? Por más que busco, no te encuentro.
Entiéndeme ahora que estás junto a las estrellas. Pronto tú y yo cabalgamos a lomos de un caballito de mar, y las sirenas nos conducirán a la felicidad.
Algún día, sucederá algún día.
Pronto.
Mientras aguardo que llegue el soñado momento, espérame para recibirme con los brazos abiertos, en algún lugar secreto del infinito universo.

(Dedicado a María Díaz Cañadas).